El WiFi estuvo a punto de no existir

Redes

Hoy en día es imposible imaginar un mundo sin WiFi y sin conexiones inalámbricas, pero no hace tanto que la tecnología Wi-Fi estuvo a punto de no existir. Con 20 años recién cumplidos, esta tecnología está en todos los lugares, cada vez es más rápida y cada vez tenemos más dispositivos conectados. Sin embargo, las cosas no eran ni remotamente parecidas en 1999 cuando uno de los mayores temores de la población mundial era el efecto 2000 que nos iba a devolver a la edad de piedra.

En 1999 pasaron muchas cosas, como la entrada en vigor del euro en 12 estados, el lanzamiento de la sonda espacial Mars Polar Lander, la retirada de la NBA de Michael Jordan, la fusión de dos grandes bancos franceses, el estreno de Bob Esponja, la creación de MSN Messenger por parte de Microsoft, la publicación Naruto y otras muchas cosas más. También se lanza el primer estándar IEEE 802.11, pero estuvo muy cerca de no suceder.

El WiFi contaba con apoyos, pero no eran mayoría

Compañías como Apple, Dell o Nokia apoyaban la creación de este estándar en un momento en el que las conexiones de red local de 10 Mbps y las conexiones de 56kbbps eran la norma. Estas compañías formaron la WECA, Wireless Ethernet Compatibility Alliance, más tarde conocida como Wi-Fi Alliance. Actualmente, esta organización cuenta con más de 150 empresas asociadas y es la encargada de todo lo relacionado con esta tecnología inalámbrica.

ieee wifi

No obstante, por aquel entonces no era habitual encontrar productos para conectarse de forma inalámbrica a la red. Esta organización propuso un estándar bautizado como IEEE 802.11. En ese primer momento era hasta 5 veces más lentos que las conexiones cableadas y bastante más caro. Además, tuvo una feroz competencia apoyada nada más y nada menos que por HP, Compaq, IBM, Intel y Microsoft.

HomeRF, la alternativa al WiFi que apoyaban gigantes como Intel o Microsoft

No parecía la mejor idea competir contra estos gigantes que formaban el consorcio HomeRF. Además de esas compañías, contaba con otras 80 que les apoyaban con una línea de productos que se comunicaban entre sí mismos y que eran mucho más baratos. Además, el nombre era bastante más llamativo que IEEE 802.11.

HomeRF

Todo empezó a cambiar en septiembre de 1999 cuando estaba previsto tener el estándar de segunda generación conocido como IEEE 802.11b. Se propusieron varios nombres, como FlankSpeed, pero finalmente decidieron jugar con el término hi-fi para crear el nombre Wi-Fi que no nos ha abandonado desde entonces.

Las razones por las que el WiFi pudo no existir

Como todas las cosas que han terminado convirtiéndose en masivas, debemos considerar la suerte o el “estar en el momento preciso y en lugar adecuado” como factores a considerar. Sin ir más lejos, dos acérrimos enemigos como Lucent Technologies y Harris Semiconductor terminaron trabajando juntos.

También podía haberse dado el caso que se hubiera optado por usar la tecnología IEEE 802.11 para el entorno industrial y HomeRF para el hogar. Esto estuvo sobre la mesa y lo hubiera cambiado todo. Otro aspecto que podría haber sucedido es que, en lugar de Wi-Fi, se hubiera llamado FlankSpeed, un nombre que no hubiera despertado tanto interés en aquel momento.

La clave estuvo en el timing elegido por la WECA para esta tecnología. Desde el momento en que WECA certificó la interoperabilidad y el nombre Wi-Fi se puso encima de la mesa, desde que las compañías supieron que todo estaría certificado y funcionaría sin problemas bajo este estándar… todas se subieron al carro del Wi-Fi y HomeRF cerró sus puertas en 2003.

Son muchos los factores que terminaron decantando la batalla a favor del WiFi y la realidad es que el soporte empresarial era mucho más amplio a favor de HomeRF con gigantes como Microsoft o Intel.  Otros factores clave fueron que la FCC (Federal Communications Commission) liberara bandas claves para la existencia de esta tecnología, en este caso, la banda ISM.

Desde entonces, el Wi-Fi no ha parado de evolucionar y hoy se hace oficial el WiFi 6, el último estándar de la compañía que trae consigo la nueva nomenclatura que deja atrás eso de IEEE 802.11. Sin duda, una parte de la historia reciente de la tecnología que deja paso a una denominación más comercial de un producto que estuvo cerca de no existir.

¿Acabará el 5G con el Wi-Fi o será otra piedra en el complicado camino de esta tecnología?

Escrito por Claudio Valero

Fuente > Wired