1.300 millones de euros han perdido las empresas con los influencers este año

Actualidad

Business of Fashion es un estudio que ha realizado la empresa Cheq y la Universidad de Baltimore en el que han analizado, entre otras cosas, el impacto del gasto de publicidad en influencers en un sector como la moda, pero extrapolable a otros negocios. Y por lo que parece, las cuentas no parece que sean muy favorables.

Como recogen en S Moda de El País, este mercado, por otra parte, es el que más ha invertido en este nuevo tipo de celebrities online y las cuentas, parece ser, que no salen dado que indican que ha supuesto una pérdida de 1.300 millones de euros que han ido a parar a saco roto, sin ver ni un céntimo del retorno de inversión esperado en este tipo de publicidad. Esto supone que cerca del 15% de lo invertido no ha servido para nada ya que abundan, como han destapado en el estudio de 10.000 cuentas de personalidades online, que el 25% de los seguidores de estos son falsos. Cheq, en su estudio, ha consultado también con cerca de 800 agencias de marketing, de las que unas 600 habían trabajado en alguna campaña con personas influyentes en redes sociales en el último año.

influencer en el baño

Y es que el «kilo» de seguidor sale bastante barato. Unos diez euros pueden sumar un millar de followers a nuestra cuenta y por seis euros podemos ver engordar el contador de «likes» en Instagram en 250 unidades. Según las agencias, un influencer «normal», no muy famoso y con una cuenta no tan abultada de seguidores, puede llegar a ganar entre 200 y 500 euros por campaña, por lo que la cuenta sale redonda, menos para las empresas a las que, incluso con estadísticas en la mano, las han estafado ya que su dinero no ha servido realmente para llegar a un público real y objetivo.

Otro informe de la Asociación de Publicidad de EE.UU. indica que sólo un 36% de las marcas que han trabajado en este tipo de campañas están satisfechas con los resultados… eso arroja un importante 64% que han quedado descontentas con lo que han obtenido. Cómo desvela S Moda, uno de los errores es que el caché se está pagando, erróneamente, por su número de seguidores, llegando a cobrar unos 5.000 euros si contamos ya con un millón.

¿Hay forma de destapar el engaño si invertimos con influencers?

Bien es cierto que las agencias y las empresas empiezan a aprender y a solicitar no sólo los números de sus campañas, sino pruebas en forma de pantallazos de los diferentes sistemas de medición de interacciones, visitas y demás que se ofrecen en plataformas como Facebook, Twitter o Instagram cuanto tenemos una cuenta de empresa o verificada. El problema es que esos datos también se pueden manipular a través de lo que se llaman «granjas de likes», batallones de robots que son capaces de simular cientos de usuarios interactuando, poniendo comentarios y respondiendo como si fueran personas reales para engordar este negocio.

gente de fiesta

En nuestro país hay empresas como Binfluencer, una empresa dedicada a identificar y analizar los perfiles de los influencers, para distinguir aquellos que realmente supondrían un impacto real en los objetivos de las empresas. Y es que hay casos realmente curiosos de famosos que no han sido capaces de llevar más que unos cientos de clicks de sus decenas de millones de seguidores a alguna campaña o, también sin salir de nuestro país, el caso de la instagramer Arii, que con dos millones y medio de seguidores, lanzó su propia marca de ropa y no fue capaz de vender ni 36 camisetas, el mínimo que necesitaba para iniciar la producción y los envíos.

Y es que, algunos programas como Like Wise, como destacaban sus creadores, han destapado que se han encontrado casos que el tan cacareado «engagement» podría llegar a estar manipulado hasta en un 95%. O lo que es lo mismo, el 95% del dinero gastado en estas campañas no sirvió para nada y un 24% de los perfiles que han estudiado había manipulado, en algún grado, este factor.

Se espera que, para 2022, las empresas invertirán cerca de 22.000 millones de euros en los más de 20 millones de personas calificadas como «influyentes» – cuesta creer que haya tanta gente capaz de generar algún impacto en el público – que existen en el mundo, un camino que de seguir el mismo ritmo de pérdidas que hasta ahora, para muchos expertos, vaticina un estallido de la burbuja de este particular mercado de la publicidad en muy pocos años.

Escrito por Redacción

Fuente > ADSLZone

Continúa leyendo
  • YoshiDeLana

    Normal, cualquier tontopollas con bots y un poco de suerte se creen estrellitas xd

  • Christian Glace

    Por eso se debe invertir en micro-influencers para campañas. Sale mas barato, su
    engagement es mas realista y su comunidad al ser mas «familiar» suele apoyar las campañas de los micro-influencers porque quieren que les vaya bien.

  • Javier Sanz

    Las modas se acaban pero es obvio que con esto hay una burbuja impresionante

    • horvathzeros

      pero la moda en este caso siempre ha sido el dar dinero a supuestos influencers, sin mirar mucho más. Si en vez de gastar tantas burradas en gente así lo hicieran en eSports, te aseguro que no estarían insatisfechas tantas empresas. En los eSports es como si te publicitaras a través de TV, ya que es lo que cada vez ven más jóvenes, en España seguirán sin darse cuenta pero en otros países cada vez ven más que es un nicho más útil para publicitarse.

    • YoshiDeLana

      Cualquier niña mona y 3 filtros ya se lo tiene demasiado creido.

  • tidus

    los han llamado !influencers pero perfectamente podrían haberlos llamado «vividores» xD

  • Carlos

    Yo creo que la denominación correcta de ‘influencers’ y ‘followers’ debería ser ‘caradurers’ y ‘gilipollers’

  • jose manuel hedrera lara

    No creo que esto sea cien por cien cierto. Por ejemplo, empresas como Planeta, que ha publicado libro de influencers, tienen que hacer por fuerza un estudio de mercado (las colas en las firmas de libros son inmensas en tiendas como Fnac). Puede ser pequeños estudios de marketing los que hagan el error y ahora les eche las culpa a los influencers. Esto es una opinión, claro esta.