El paso del teléfono móvil al smartphone se produjo gracias a la introducción de las pantallas táctiles y la importante evolución de los sistemas operativos, definida en cierto modo por este nuevo hardware. Pero los teléfonos inteligentes siguen evolucionando a un ritmo incesante y ya no solo responden al tacto, sino también a los comandos de voz. Y esta respuesta, y sobre todo la capacidad de interacción, es gracias a la Inteligencia Artificial.

Habilidades humanas en las ‘máquinas’, Inteligencia Artificial

‘Inteligencia’ es la ‘capacidad de entender o comprender’. Los ordenadores, los teléfonos inteligentes, los Smart TV o los altavoces inteligentes -entre muchos otros dispositivos- no son capaces de comprendernos aún. Sin embargo, la Inteligencia Artificial persigue que estos dispositivos ejecuten operaciones comparables a las que puede llevar a cabo la mente humana como el aprendizaje -machine learning- o el razonamiento lógico.

Y efectivamente, la introducción de la Inteligencia Artificial como software en los teléfonos inteligentes ha permitido que nuestros dispositivos de bolsillo tengan la capacidad de ‘escuchar’ lo que les decimos y actuar en base a las palabras que pronunciamos; en combinación con hardware específico para Inteligencia Artificial, como es una NPU, las capacidades de esta tecnología son muy superiores.

Nuestro teléfono inteligente es capaz de saber qué decimos. Utiliza el micrófono para captar nuestra voz, que es digitalizada y se envía a un servidor. Este servidor es el que puede producir una respuesta, una acción. O bien todo esto puede ocurrir de forma local en el dispositivo, como decíamos, con hardware específico para la Inteligencia Artificial como es una NPU.

Cómo podemos aprovechar la Inteligencia Artificial usando únicamente nuestra voz

La voz es una nueva forma de interacción con los dispositivos, con la gran mayoría de ellos. Podemos hacer cosas sencillas como pedirle a nuestro teléfono inteligente, sin tocarlo ni mirarlo, que programe un recordatorio o que active una alarma para una determinada hora. También podemos pedirle que nos cuente un chiste, nos cante una canción, llame a un determinado contacto o le envíe un mensaje; y es posible también preguntarle sobre noticias de actualidad o información de cualquier tipo.

En el ámbito doméstico la voz, la inteligencia artificial y la interconexión entre dispositivos nos permite cambiar la temperatura del hogar con solo decírselo con la voz a nuestro smartphone, o encender y apagar luces, o abrir y cerrar puertas entre muchos otros. La cantidad de cosas que puede hacer un dispositivo, como respuesta a nuestra voz, y la velocidad a la que es capaz de procesar la solicitud, dependen de forma directa de la Inteligencia Artificial.