Helvetica, la fuente creada hace 62 años, recibe un lavado de cara

Actualidad

Helvetica es una de las fuentes más utilizadas en los documentos que escribimos, y tiene ya 62 años a sus espaldas. Su diseño es muy popular, y destaca por sus esquinas limpias y sin remates. Por ejemplo, Apple ha usado esta fuente en iOS y macOS y también su evolución de Helvetica Neue que ahora aplica a todo su software. Ahora, la fuente ha recibido un lavado de cara con Helvetica Now.

Helvetica Now: arreglando todos los fallos que presenta la fuente original

Los derechos de licencia para usar Helvetica pertenecen actualmente a Monotype, empresa presidida por Charlex Nix. Esta empresa es la mayor empresa de fuentes del mundo, y desde hace unos años se dieron cuenta de que la fuente necesitaba cambios para hacerla más legible, ya que en tamaños pequeños queda un poco apretujada, y que este espacio entre letras no sea homogéneo. Algunas soluciones han pasado por reducir el tamaño de los puntos, pero había que hacer un cambio.

helvetica now Estos motivos hicieron que Google dejase de usar la fuente en 2011 en favor de Roboto, diseñada por ellos mismos, mientras que Apple desarrolló su propia versión. También hicieron lo propio IBM y Netflix.

Por ello, la compañía quiere recuperar el éxito que tuvieron hace unos años con este nuevo cambio con Helvetica Now, donde han trabajado durante dos años para mejorar los 40.000 caracteres que forman parte de esta fuente. Entre esos cambios se encuentra una mayor legibilidad en pantallas pequeñas, como las de un smartwatch, además de mantenerse homogénea al hacerla más grande en sitios como carteles.

La licencia se tendrá que pagar aparte aunque tengas la original

En concreto, encontramos tres nuevas fuentes: Helvetica Now Micro, diseñada para ser usada en pantallas pequeñas con mejores formas, más espaciado y acentos más grandes. La segunda, Helvetica Now Display, ajusta el espacio entre letras con fuentes más grandes. Helvetica Now Text, incorpora más espacios en blanco para hacerla más legible. La fuente también reutiliza algunos de los diseños creados en un principio hace 62 años, como cambios en la «a» o una R mayúscula con patas más largas.

Por desgracia, aquellas empresas que hayan pagado por usar Helvetica como fuente en sus diseños comerciales tendrán que volver a pagar para conseguir una licencia de Helvetica Now, por lo que el reemplazo no va a ocurrir tan rápidamente como debería. Sin embargo, con el paso de los años y cuando haya que renovar licencias o surjan nuevas empresas que la compren, esta nueva fuente irá siendo más predominante. Sin embargo, grandes empresas como Google o Apple ya han desarrollado su propia fuente, y ya esos clientes no van a volver a recuperarlos.

Escrito por Alberto García

Fuente > Wired