Así han evolucionado los Supercharger de Tesla: de 90 kW a 250 kW en la V3

Motor

Tesla, además de apostar por el desarrollo y la fabricación de coches eléctricos, también ha llevado a cabo una potente inversión en infraestructura de carga para los mismos. Su red de carga para coches eléctricos está compuesta por Supercargadoreso Supercharger-, y se denominan así por su potencia y velocidad de carga. Que, por cierto, ha ido evolucionando a lo largo de los años. Y la última mejora introducida es la V3 que, una vez más, permite cargar sus diferentes modelos en menor tiempo que antes.

En el año 2013, la marca americana contaba con tan solo ocho Supercharger, seis ubicados en California y otros dos en la costa este de los Estados Unidos. En aquel momento era una infraestructura muy reducida, y en su primera versión. Únicamente se podía alcanzar una potencia máxima de 90 kW. No obstante, durante el mismo año se continuó aumentando la infraestructura y se aprovechó para introducir una mejora sobre las prestaciones de los mismos. Se alcanzó entonces una potencia máxima de 120 kW.

Ahora cargar un Tesla requiere menos de la mitad de tiempo, llega la tercera versión de Supercargadores de la marca de eléctricos

A lo largo de estos años, Tesla ha centrado sus esfuerzos en desarrollar la cobertura de su infraestructura de cargadores eléctricos, pero manteniendo la potencia de los mismos en 120 kW como máximo. Tras varios años sin mejoras en las prestaciones de los Supercargadores, Tesla ha anunciado la llegada de los Supercharger V3 y, con ellos, una potencia máxima de 250 kW. Se trata de un salto de más del doble de potencia, el mayor avance que ha hecho Tesla en esta red de supercargadores, y servirá para reducir de manera destacable el tiempo de carga que se necesita para conseguir exactamente la misma autonomía.

A modo de referencia, un Tesla Model 3 Long Range puede conseguir una autonomía de 120 kilómetros con una carga de tan solo 5 minutos. Evidentemente, estas prestaciones empiezan a reducir las distancias entre echar gasolinera en un modelo con motor térmico y cargar las baterías de un coche eléctrico. Aún así, todavía sigue habiendo una sustancial diferencia. Y mientras tanto, fabricantes como Porsche ya preparan sistemas de 800 V para una potencia muy superior, y tiempos de carga casi cuatro veces inferiores.

Tesla, por el momento, sigue siendo el único fabricante y operador de infraestructura que ofrece unas prestaciones así, y con una cobertura que permite viajar por toda Europa.

Escrito por Carlos González

Fuente > ADSLZone