La gente prefiere pagar y no piratear, pero se ven obligados a ello

P2P

Hemos comentado en muchas ocasiones que la piratería y disfrutar del contenido de manera legal no son excluyentes, sino que son más bien complementarias. Un consumidor que piratea una película puede ir luego a ver su secuela al cine, o puede ir a ver un concierto de un cantante cuya música haya pirateado. Y en muchas ocasiones, la piratería es la única opción para acceder a según qué contenido, a pesar de que no sea lo preferido por los usuarios según ha revelado un estudio.

Las plataformas de streaming están haciendo más por evitar la piratería que cualquier DRM

Este estudio, llevado a cabo por el operador neozelandés Vocus Group NZ, ha demostrado lo importante de la disponibilidad de las alternativas legales. Hasta la llegada de las plataformas de streaming, no había ninguna manera legal y que fuera igual o más cómoda que descargar películas pirata a través de Internet. Era imposible competir con la filtración de una película en Blu-ray dos semanas antes de su lanzamiento (e incluso más tiempo), en versión original y sin salir de casa.

descargas

Por ello, tanto la industria del cine, la televisión y la música han ido ofreciendo alternativas legales que contenten a los usuarios, con plataformas como Spotify con toda la música. Con Netflix o HBO es más complicado, ya que la fragmentación de las plataformas de streaming puede llevar a algunos usuarios a no querer pagar tantas suscripciones al mes. A pesar de ello, la realidad es la que es: estas plataformas están ayudando a reducir la piratería siendo mucho mejores que piratear, con contenido inmediato, variado, en varios idiomas, y con contenido original que llega hasta a poder verse en 4K.

Así, el estudio de Vocus afirma que muchos usuarios están dejando de lado la piratería porque les es más incómodo que pagar por el contenido que ven, confirmando que la piratería no se lleva a cabo por delincuentes, sino por personas normales que no pueden acceder al contenido legal de manera sencilla o a buen precio, ya que pagar 20 o 30 euros por una película en Blu-ray es demasiado.

El 21% de los encuestados piratea, ya sea por streaming o por torrent

Del total de los encuestados, el 75% afirmó que ve la televisión en abierto, por un 61% accediendo al contenido a través de los canales gratis que ofrece su operador. El 58% de los encuestados afirmó que van al cine, mientras que el 55% afirmó pagar una suscripción a plataformas de streaming como Netflix.

Las cifras de piratería son mucho más bajas, donde Vocus afirma que la gran variedad de plataformas de streaming ha contribuido a ello. Un 11% de los consumidores obtienen contenido a través de plataformas de streaming ilegales, mientras que un 10% obtiene contenido a través de torrent y servicios de descarga.

Con estas cifras, vemos que la mayoría de los usuarios prefiere acceder a una alternativa legal, asequible, sin anuncios llenos de malware y que facilite ver el contenido en la televisión, donde además la piratería de contenido en español de alta calidad es cada vez más compleja. La clave es darle al consumidor el contenido que quieren, en un formato que sea cómodo y que tenga la máxima calidad, y a un precio que se puedan permitir.

Escrito por Alberto García

Fuente > TorrentFreak

Continúa leyendo
  • Reader_2019

    Es muy cierto, las empresas se dan cuenta cada día, que es mas rentable una suscripción mensual, a bajo costo, que poner un producto a precio full. Actualmente muy poca gente paga los $60 u $80 por un blu ray, cuando por ese precio se pagan 3 meses de suscripción a una plataforma que ofrece miles de películas y series 24/7 para verlas las veces que quiera. Por otro lado, es mas rentable que 10, 20, 30 personas puedan pagar una suscripción de $10 o $15 frente a las 4 o 5 personas que pagan el producto a full precio. Eso ha transformado no solo la industria del cine ni de la televisión, sino de los videojuegos donde plataformas como la de Xbox Game Pass, por ejemplo, por un precio de $10 se puede acceder a cientos de juegos, incluyendo esos que normalmente cuestan entre $80, $100 y en ocasiones mucho mas. Esto permite que mas personas tengan acceso a lo ultimo en contenido y que las empresas diversifiquen también sus productos. Aunque la única limitación actual, es la velocidad de conexión, que en el caso de los videojuegos es vital para no esperar horas descargando juegos que pesan fácilmente 30GB; situación que no afecta tanto al streaming, donde optimizan la calidad según la velocidad de conexión, para que no se vea alterada la continuidad del contenido que se observa.

    • daniel

      nadie paga 60 o 80$ por un bluray ( me da que te has pasado cuatro pueblos con esos precios por que en españa una novedad como mucho sale a 30-35€ en edicion metalica por Disney que es la que mas caro cobra las novedades), mismo ejemplo con los juegos, a lo maximo cuestan 70€.

    • DoomLord

      hay una enorme diferencia entre rentar un servicio y comprar un producto, la segunda opción es permanente.

  • Chechux

    nadie esta dispuesto pagar 30 euros por un bluray… pero si 40.000 € por un coche o 200 por unas zapas de marca… Lo que hay es una simple cuestion de prioridades…

    • Linda Martin

      totalmente de acuerdo, hay cosas que consideramos caras (como los libros, las películas, etc) y que pirateamos, mientras que luego pagamos un dineral por otros productos que no lo merecen