Facebook ha pagado a jóvenes por usar un VPN que roba sus datos

Software

Facebook está desesperada por obtener la mayor cantidad de datos posible sobre nosotros. Tanto es así, que la compañía ha creado un VPN llamado Research, donde paga a los usuarios a cambio de espiarles toda la actividad que hacen en el móvil, además del historial de navegación. De hecho, esto podría estar violando las condiciones de la App Store de Apple, ya que tiene acceso al tráfico de red y puede descifrarlo y analizarlo.

Facebook Research: la app sucesora de Onavo para espiar el móvil de los jóvenes

Facebook ha estado pagando a usuarios entre 13 y 35 años hasta 20 dólares al mes más comisiones por referidos a quienes instalasen la app en iOS y Android. Ante la noticia, Facebook ha anunciado que va a retirar la aplicación para iOS, pero va a seguir usando la de Android. Apple le habría pedido cordialmente a Facebook que eliminasen ellos mismos la app.

A través de instalar el certificado root que Facebook pide, la red social puede acceder a cualquier tipo de dato del móvil, incluyendo mensajes privados o chats de aplicaciones de mensajería, además de fotos, emails, ubicación, etc. Incluso le pedían a los usuarios que hicieran capturas de pantalla de sus pedidos en Amazon para conocer sus hábitos de compra. Esto va más allá de un perfil para publicidad: es un robo y una violación total de la privacidad de los usuarios.

Facebook ya se vio involucrada en una polémica similar hace unos años con Onavo, una empresa de recolección de datos que compraron por 120 millones de dólares en 2014. La app prometía reducir el consumo de su tarifa de datos analizando todo el tráfico del móvil, pero también recopilaba datos de analítica que recibían. Por ejemplo, podían saber que se enviaban el doble de mensajes por WhatsApp que por Messenger, lo cual les dio información para realizar la compra de la app de mensajería por 19.000 millones de dólares ese mismo año. Desde entonces, la app ha triplicado su número de usuarios.

Onavo violaba la política de privacidad de Apple, y la app fue retirada de la App Store, aunque seguía disponible en Android. Por ello, crearon Research para seguir recopilando datos de los usuarios, e incluso iban un paso más allá. La app llevaba disponible desde 2016, y solicitaba permiso paternal si los niños tenían entre 13 y 17 años. El código de Onavo y Research es muy parecido.

Facebook se defiende diciendo que el uso de la app era opcional

Entre los usos que recopilaba la app se encuentran qué apps hay instaladas en el móvil, cómo y cuándo se usan, además de datos y contenido de esas apps y cómo otras personas interactúan contigo en ellas. El pago era de 20 dólares al mes en tarjetas de regalo, además de dar 20 dólares adicionales por cada referido. En ningún momento se nombraba a Facebook (la app se llamaba sólo Research), pero el manual de instrucciones sí mencionaba el nombre de la compañía.

La aplicación debería estar limitada a 10.000 participantes, pero la app se descarga desde la web de r.facebook.program.com, y luego se fuerza a los usuarios a instalar el certificado y el VPN de Facebook como “de confianza” para darle permisos de root. Esto sólo se permite realizar a las empresas con sus empleados, pero Facebook aprovecha ese vacío legal para hacerlo con cualquier usuario, y además pagándole. La app además se actualizaba sola al margen de la App Store.

Facebook se ha defendido diciendo que ellos invitan a la gente a participar para saber qué pueden hacer mejor, y que ellos no comparten esa información con terceros, y que los usuarios pueden dejar de participar en cualquier momento. Lo que está claro que es buscan entender el uso de los más jóvenes en sus móviles, y por qué cada vez usan menos su red social en favor de otras como Instagram, Snapchat o TikTok.

Escrito por Alberto García

Fuente > TechCrunch