Android Q volverá a dejar que las apps sepan dónde estás, incluso en segundo plano

Hace unos días que se filtró Android Q; la próxima versión del sistema operativo de Google para dispositivos móviles ya está en desarrollo y poco a poco vamos conociendo detalles sobre los cambios que traerá. Habrá novedades positivas para los usuarios, como la llegada del modo oscuro; pero ya podemos ir avanzando que no todo será bueno. Aunque Google había modificado Android para limitar el acceso a la ubicación por parte de apps que se ejecutan en segundo plano, esta función volverá.

Todas las novedades de Android Q que vayamos viendo en las próximas semanas son susceptibles de cambiar, evidentemente, porque hablamos de versiones en desarrollo aún. En cualquier caso, la mayoría de las nuevas funciones y características suelen mantenerse. La última filtración en torno a esta próxima versión apunta a que los datos de ubicación podrán ser consultados por apps en segundo plano. Un problema no solo para la privacidado al menos un riesgo-, sino también para la autonomía en Android.

Android Q volverá a permitir a las apps consultar tu ubicación en segundo plano, incluso cuando no las estemos utilizando

En XDA han encontrado un nuevo permiso de Android Q con el texto ‘android.permission,ACCESS_BACKGROUND_LOCATION’, y el comportamiento del mismo es el que decíamos. Las aplicaciones, si se concede este permiso, tendrán acceso siempre a la ubicación, incluso cuando no se estén ejecutando –en primer plano-. En definitiva, se trata de una vuelta atrás, porque anteriores versiones de Android ya permitían hacer esto y es el motivo por el que amenazas de malware como Cerberus pudieron causar problemas a los usuarios del sistema operativo móvil.

En estos días también hemos podido saber que Google ‘imitará’ Face ID en Android Qy el análisis de esta versión en desarrollo de Android Q ha permitido ver también que el sistema operativo móvil bloqueará el acceso al portapapeles por parte de aplicaciones que están ejecutándose en segundo plano. Esto último sí que debería favorecer la seguridad, mientras que el cambio relativo al acceso a la ubicación puede ser un problema. Evidentemente, la mejor solución es que los usuarios tengan cuidado al conceder permisos de acceso a la ubicación –y otros- durante la instalación o el uso de determinadas aplicaciones.