A medida que Tesla encarece los Supercharger, los eléctricos se hacen menos atractivos

Aunque los coches eléctricos parecen la opción única de futuro, de momento coexisten no solo con los de motor térmico, sino también con híbridos de diversos tipos. Entre ellos están los basados en GLPgas licuado de petróleo-GNCgas natural comprimido-. Y los vehículos ‘a gas’ tienen dos ventajas frente a los coches eléctricos; el precio de venta es más económico y, además, pueden funcionar también como gasolina. Es un importante riesgo para Tesla, que está subiendo el precio de sus Superchargers.

Los usuarios de vehículos de la marca Tesla no están ‘atados’ a los Supercharger del fabricante americano, pero lo cierto es que la carga rápida que ofrecen es una alternativa mucho más interesante que la carga estándar en un enchufe doméstico. Otra solución, evidentemente, es optar por un wallbox para casa, que habilita la carga rápida. Sin embargo, no todos sus propietarios pueden cargar el coche en casa y, en ese caso, sí tienen cierta dependencia de los Supercharger. El problema es que la compañía encabezada por Elon Musk está subiendo el precio de su red de cargadores, y ‘matando’ su mayor atractivo.

Tesla está subiendo el precio por uso de sus Superchargers y está provocando que comprar sus coches sea menos interesante y barato

Durante un tiempo, Tesla estuvo ofreciendo el uso gratis de sus Superchargers; pero este servicio es caro, y finalmente optaron por terminar con esta ventaja para los conductores de sus vehículos. Todos los coches vendidos a partir de noviembre del pasado año 2018 tienen que pagar por hacer uso de la red de ‘supercargadores’. Y ahora, en Nueva York la firma ha subido un 33% el precio por kWh. Evidentemente, a 0,32 dólares por kWh, el precio es notablemente más alto que lo que un usuario pagaría por cargar el coche en casa. Pero no pueden alcanzar los 120 kW que ofrecen sus ‘supercargadores’.

En España el precio de la gasolina es mucho más elevado que en Estados Unidos. Aquí, Tesla –y el resto- tienen un importante margen para ‘inflar’ el precio de la recarga eléctrica, pero en Estados Unidos los márgenes son menores y es donde está empezando a darse este ‘fenómeno’Aunque la gasolina sigue siendo más cara allí, y con una amplia diferencia, recargar los 100 kWh de un Model S o Model X ya alcanza hasta 36 dólares con una autonomía de 560 km.