Esta matrícula digital te dice dónde está tu coche y avisa si lo roban

Motor

Tecnología y automoción están cada vez más ligadas, y lo vemos en el despliegue tecnológico del equipamiento de casi cualquier vehículo. Pero se puede ir más allá de cosas como el cuadro de instrumentos digital, por ejemplo. Eso es lo que creen en Michigan, por ejemplo, donde las matrículas digitales ya son legales desde finales del pasado año 2018. Y en Silicon Valley hay una compañía que quiere apostar por ello, para ofrecer mucho más que la numeración identificativa del vehículo.

¿Para qué queremos matrículas digitales en los coches? El producto que presenta Reviver Auto, una startup asentada en Silicon Valley, es una de estas matrículas digitales; y aunque en su estado normal solo muestra la numeración identificativa del vehículo, puede hacer otras cosas como, por ejemplo, controlar la ubicación. Sirve también para el pago de peajes, y en caso de que el coche sea robado, directamente en la matrícula aparecería un mensaje de alerta para que cualquiera pueda saber que está siendo conducido por el ladrón. Pero estas son solo algunas de las funciones actuales, y el CEO de la empresa dice que se puede hacer mucho más; además de que no solo sirve como placa de matrícula, sino como ‘tecnología de comunicación’.

Las matrículas digitales ya son legales en algunos países, pero ¿qué pueden ofrecer además de un identificador?

Esta placa de matrícula digital, además de una pantalla, tiene conexión 4G LTE independiente. El precio es de nada menos que 499 dólares en su versión más básica, y alcanza los 799 dólares en la versión más completa con funciones telemáticas avanzadas. Pero además, también hay que asumir el pago de 8 dólares al mes para la conectividad móvil, después del primer año que viene incluido en el precio de venta a modo de promoción. Es decir, que aporta ciertas ventajas frente a una placa de matrícula convencional, pero implica un importante sobrecoste con respecto al ‘aluminio’ que siempre hemos llevado, o el metacrilato.

A raíz de la aprobación de este tipo de dispositivos en Michigan, evidentemente surgieron las dudas respecto a la privacidad. Porque entre otras cosas, como decíamos, las matrículas digitales se asocian a un servicio de localización por GPS del vehículo. Que puede ser una garantía para evitar robos, pero ¿cómo se controla esta información? Y en eso, evidentemente, las empresas privadas que las fabrican son las que más tienen que decir.

Escrito por Carlos González

Fuente > wired