Esta innovación permite reutilizar baterías rotas sin peligro de que exploten

Ciencia

Las baterías de litio están en prácticamente todos los dispositivos que usamos a diario, como móviles, tablets, altavoces, etc. Poco a poco también están teniendo más presencia los coches eléctricos, y de cara al futuro la posibilidad de reparar y reutilizar baterías será clave para que sean sostenibles medioambientalmente. Y una nueva innovación ayudará a ello.

Aceleron es capaz de reparar o reciclar cualquier parte de sus baterías

En las baterías actuales, si una de las celdas u otro componente interno se rompe, el resto de la batería deja de funcionar. Arreglarla es imposible por la forma en la que están fabricadas, donde se sueldan o pegan partes muy juntas la una de la otra. Es similar a lo que ocurre cuando se rompe una caja fuerte, la cual no puede repararse.

aceleron bateria

El proceso de reciclaje de baterías también es muy ineficiente, siendo esta también un área de investigación muy importante donde se está trabajando con microorganismos que puedan reciclarlas mejor que con los sistemas actuales. Por ello, muchas baterías son desechadas cuando todavía tienen mucha vida útil por delante por este tipo de fallos.

Así, en 2015, un doctor en celdas de baterías se unión con el ingeniero mecánico Carlton Cummins para encontrar una solución que permitiera reutilizar y reparar las baterías que presentasen problemas. Después de meses desmontando baterías de ion de litio, Cummins creó un nuevo diseño que mantenía las celdas de la batería juntas por un método basado en compresión, permitiendo reparar la batería cuando una celda falla.

Reemplazar las pilas y celdas defectuosas no podría ser más sencillo

El proceso es sencillo: se saca la celda defectuosa, y se reemplaza por una nueva. Gracias a ello, no se tiene que tirar la batería entera. Durante la próxima década estiman que habrá 100.000 baterías de coches eléctricos que tendrán que ser recicladas, lo que equivale a decenas de miles de toneladas de baterías.

Cummins y Carlton fundaron la compañía Aceleron, y ahora venden baterías de diversos voltajes y tamaños, las cuales se utilizan en coches, motos de agua y edificios. También están trabajando conjuntamente con empresas como Total (de petróleo y gas), y BuffaloGrid e Innogen para llevar esa tecnología a países en vías de desarrollo de África y del Caribe.

Con este diseño modular en sus baterías no sólo se pueden reparar con más facilidad, sino que también es posible sustituirlas en el futuro conforme vayan perdiendo durabilidad, o se hayan lanzado nuevas pilas más eficientes. Las baterías que tengan todavía vida útil serán reutilizadas y remanufacturadas en diversas aplicaciones por las empresas Aspire y Aceleron. El resto serán recicladas a través de Axion.

Escrito por Alberto García

Fuente > Wired