Por qué la transición a USB C está siendo tan lenta

Gadgets

La especificación final del USB C fue publicada en 2015, y empezó a ser adoptado de manera masiva en terminales del mercado en 2016. Poco a poco cada vez son más tablets, ordenadores de sobremesa, portátiles y gadgets los que incorporan el conector. Ha costado varios años, pero finalmente está empezando a verse por todas partes. Y este retraso tiene en el precio de los chips su principal motivo.

El USB C cada vez va a ser más barato, lo que va a extender su implementación

Cuando empiezan a adoptarse estándares, normalmente se suele empezar por las gamas más bajas de los productos para hacer que su coste disminuya antes, además de arriesgar menos en los productos más avanzados. Esto lo hemos podido ver en terminales como el Samsung Galaxy A8s, que ha estrenado la cámara en forma de agujero en la pantalla, y que el S10 también equipará cuando sea desvelado dentro de dos meses.

Sin embargo, con el USB C fue distinto, ya que se empezó por los móviles de gama alta, y poco a poco ha ido permeando a los de gama media y finalmente a los de gama baja. Esto tiene que ver con el stock que hay todavía de conectores microUSB, y su menor precio. Además, son más fáciles de implementar.

Por suerte, cada vez más barato implementar USB C en los móviles, y para 2020 el precio de los chips que se encargan de gestionar la interfaz va a caer un 20% gracias a dos factores: que los fabricantes están haciendo compras en grandes cantidades para obtener precios más bajos por unidad, y también porque otros fabricantes no están por la labor de comprar grandes stocks de estos chips debido a que esperan que los precios sigan cayendo.

Todos los gadgets terminarán usándolo tarde o temprano

Esta interfaz está convirtiéndose en algo cada vez más común incluso en ordenadores y portátiles, tendiendo a dominar los conectores móviles y los puertos de carga de los más ligeros. Los portátiles más potentes sí siguen dependiendo de conectores específicos de carga.

Junto con los ordenadores, el USB C también está empezando a usarse en tablets, altavoces inteligentes, dispositivos inteligentes, e incluso SSD externos. De hecho, es posible que llegue a convertirse en el estándar para transferir información en los centros de datos.

Los principales fabricantes de chips para las interfaces USB C (como ASMedia Technology, Etron Technology, Weltrend Semiconductor, On-Bright Electronics y Richtek Technology) han visto como los pedidos de fabricantes de sobremesa y portátiles han duplicado en 2018 los que recibieron en 2017. Ahora, están desarrollando soluciones de nueva generación que integren el controlador y el chip PD.

En general, el exceso de demanda irá haciendo que los precios bajen, haciendo que cada vez más fabricantes vayan integrando este conector en nuestros dispositivos, y el cual parece cada vez mejor colocado para convertirse en el conector del futuro que permita usar el mismo cable para prácticamente todos los dispositivos.

Escrito por Alberto García

Fuente > Digitimes