Crean el nuevo ordenador cuántico más potente del mundo: 79 qubits

Ciencia

La computación cuántica ha avanzado mucho en los últimos años. La carrera por conseguir el ordenador cuántico con más qubits tiene a varios participantes, como Google, IBM o IonQ. Esta última fue fundada con el objetivo de demostrar que los iones atrapados son mejores que los basados en silicio que usan compañías como Google. Y ahora han demostrado que lo son, creando el más potente hasta la fecha con 79 qubits.

Triplican la cifra récord de qubits alcanzada hasta la fecha

Esta cifra supera con creces la alcanzada por Google de 7 qubits. Los porcentajes de error se sitúan también entre los mejores jamás vistos con un 99,97% de fiabilidad qubits únicos, por el 99,5% de la competencia. La tasa con qubits dobles es del 99,3%, frente al 95% de la mayoría de competidores.

ordenador cuantico iones atrapados 79 qubits

La prueba de rendimiento que han utilizado se basa en el algoritmo Bernstein-Vazirani, el cual esperan que se popularice y estandarice para comprobar la habilidad de un ordenador para determinar un número codificado (llamado oráculo) cuando el ordenador sólo puede hacer una pregunta de sí o no. Cuando el algoritmo se ejecuta para todos los números en 1 y 2014, un ordenador convencional obtiene un 0,2% de aciertos. El ordenador cuántico obtiene un 79%.

Así, la compañía ha visto por primera vez cómo su apuesta de iones atrapados ha dado sus frutos, demostrando tener todas las ventajas que esperaban. Todos los ordenadores cuánticos aíslan y manipulan sistemas cuánticos para crear versiones cuánticas de los bits de los ordenadores, dando lugar a los qubits. Así, en lugar de ser 0 y 1, un qubit puede ser 0 y 1 a la vez, pero muestran como resultado un 0 o un 1.

El iterbio: elemento clave para no tener que mantener un ordenador cuántico a temperaturas bajo cero

El diseño de iones atrapados de IonQ reemplaza la versión de empresas como Google, IBM o Rigetti, que necesitan refrigeración a temperaturas muy bajas. Para ello, la compañía utiliza iterbio, un elemento metálico plateado blando de tierra rara que permite operar a temperatura ambiente. El iterbio ionizado se suspende en un campo electromagnético que oscila, donde es manipulado por los ingenieros que programan los láseres que introducen, almacenan y obtienen la información.

A pesar de ello, este sistema todavía presenta ciertos inconvenientes. Entre ellos encontramos que es lento a la hora de realizar operaciones y que requiere de equipos que son muy grandes en tamaño. No obstante, su precisión y escalabilidad serán su principal atractivo en 2019, donde empresas externas podrán usar el ordenador para realizar cálculos.

Aunque todavía hay superordenadores tradicionales más potentes que el mejor ordenador cuántico, la diferencia cada vez va siendo menor. Todavía está por descubrir cuál va a ser el gran uso de los ordenadores cuánticos, pero no tardará mucho en descubrirse al paso que se va avanzando.

Escrito por Alberto García

Fuente > TechSpot