Amazon trabaja en mirillas con reconocimiento facial conectadas con la policía

Gadgets

Las distopías futuristas que conocemos a través de libros, películas y videojuegos se van a quedar cortas en el futuro si patentes de grandes empresas llegan a implementarse en productos comerciales. La última de ellas llega a través de Amazon, que ha patentado un sistema de reconocimiento facial para las cámaras de los porteros automáticos que contacta automáticamente con la policía en el caso de detectar la cara de un sospechoso.

Rekognition: el sistema de reconocimiento facial que Amazon quiere conectar con la policía

El sistema de Amazon, llamado Rekognition, está siendo publicitado a la policía y a las autoridades de gestión de inmigración. Este sistema trabajaría en consonancia con Ring, su portero con cámara. La cámara frontal analiza la cara de la persona que se acerque a la puerta y la coteja con la base de datos de la policía. Si coincide con alguien que ha cometido delitos, se avisará automáticamente a la policía enviando una foto de lo que ha captado la cámara.

amazon ring camara

Además, los usuarios podrán añadir fotos de personas sospechosas o que no quieran que se acerquen a su casa. Esto se hará con cualquier persona que pase por delante de una casa, lo que también permitiría a las autoridades identificar la ubicación y paradero de cualquier persona en todo momento.

El problema es que el sistema dista mucho de ser infalible. Así lo alertó ya la American Civil Liberties Union (ACLU), donde probaron a escanear la cara de 535 miembros del Congreso de Estados Unidos, enfrentándolos a 25.000 fotos de detenidos. En total, se generaron 28 coincidencias falsas. Este sistema puede ser muy peligroso de no ser infalible, ya que puede poner en peligro la libertad y la vida de las personas en situaciones como manifestaciones.

El sistema todavía necesita mejorar su precisión

En esa prueba, el sistema estaba configurado con una confianza del 80%, mientras que Amazon exige a las autoridades ponerlo al menos al 95% para garantizar que coincide. Sea como fuere, esto atenta contra las libertades de los usuarios, que además de a través del móvil, pueden ser identificados en cualquier momento por el gobierno y las autoridades. Además, el sistema es menos preciso con personas con la piel oscura, además de tener más dificultades para identificar mujeres.

Más allá de la cara, la patente deja claro que Amazon quiere obtener más información sobre los usuarios, con información biométrica tal como huellas, textura de la piel, ADN, forma de la mano, escáner de iris, reconocimiento de olor, e incluso factores relacionados con el comportamiento, tales como velocidad de escritura, forma de andar o voz.

Los Amazon Echo también jugarán un papel importante a la hora de añadir información biométrica a la base de datos que Amazon maneje de cada usuario. De momento, la patente habla de que toda esta información será un complemento a las decisiones humanas, pero también se habla de un proceso automatizado que las elimina.

Escrito por Alberto García

Fuente > ACLU