Cuidado si te etiquetan en fotos de Facebook usuarios que no conoces

Software

Las redes sociales son una gran fuente de amenazas de malware y, sobre todo, estafas. ¿Por qué? Porque gracias a ellas, los atacantes tienen más fácil la difusión de sus engaños. Y aunque las redes sociales tienen formas de evitar que esto ocurra, hay ocasiones en las que sus filtros no funcionan con la efectividad que deberían y, por tanto, acaban llegando a los usuarios. En RedesZone nos cuentan por qué deberíamos tener cuidado si nos etiquetan en fotos de Facebook y, evidentemente, no conocemos a quien nos ha etiquetado.

La red social de Mark Zuckerberg cuenta con un sistema de etiquetado, según el cual, se puede colocar el nombre de una persona en una fotografía. Está pensado para que lo usemos cuando esa persona aparece físicamente en la fotografía, de tal modo que la imagen en cuestión se guarde en su álbum de fotos, aunque no haya sido subida por ella. Hasta aquí todo bien, siempre y cuando efectivamente aparezcamos en la foto, nos parezca bien que esté subida a la red social, y conozcamos a la otra persona. Pero ¿y si ni siquiera aparecemos? En ese caso, es posible que se trate, por ejemplo, de una foto en la que aparece un producto rebajado, o una supuesta promoción, y hay cientos de personas etiquetadas.

Te etiquetan en Facebook: no conoces a la persona y lo que aparece es una supuesta promoción, descuento… o algo parecido

En caso de que se cumpla lo que decíamos anteriormente, en la mayoría de ocasiones se invita al usuario a pulsar sobre un enlace o a abandonar Facebook temporalmente y acceder a otra página web externa para conseguir esa promoción. Ahí es donde está la estafa o el ataque. Puede tratarse de adware, o de un formulario para conseguir nuestros datos personales, o incluso de un virus directamente que se trata de instalar al abandonar la red social. Algo que, por cierto, nos puede llegar también a través de un mensaje privado en la aplicación Messenger. Con esto es con lo que debemos tener cuidado.

Para evitar que nos ocurran cosas así, no deberíamos pulsar en enlaces que nos envíen usuarios desconocidos, y no deberíamos conceder permisos a aplicaciones externas a Facebook que nos sugieran en estos enlaces –si ya hemos pulsado-. Y sea en Facebook, o en otras redes sociales, podemos modificar la configuración de privacidad para que, si existe el ajuste correspondiente, no puedan mandarnos mensajes personas que no conocemos, o etiquetarnos en fotografías.

Escrito por Carlos González

Fuente > redeszone