El torrent está lejos de morir: es el mayor responsable del tráfico de subida

P2P

En los últimos años han surgido informes mostrando que los usuarios cada vez piratean menos, habiendo disminuido el tráfico BitTorrent a raíz de plataformas como Netflix, HBO, Amazon Prime Video o la propia YouTube. Sin embargo, un nuevo informe de la empresa canadiense Sandvine ha demostrado que esta tendencia se ha frenado.

El BitTorrent representa casi el 22% del tráfico de subida en Europa

Y es que el tráfico de BitTorrent está creciendo a nivel mundial. Compartir archivos a través de redes móviles y fijas supone un 3% del tráfico de bajada y un 22% del tráfico de subida. Más del 97% de este tráfico de subida está relacionado con el BitTorrent, lo que lo convierten en la mayor red P2P del mundo con mucha diferencia.

El crecimiento se ha producido sobre todo en la región EMEA, que engloba a Europa, Oriente Medio y África, donde representa el 32% de todo el tráfico de subida. Así, un tercio del tráfico de subida está relacionado con el torrent. En el caso de Asia, el Torrent representa un 19% del total de subida, lo que representa una caída del 2% frente a la subida en Europa con respecto a hace dos años.

En América la cosa cambia, situándose el BitTorrent en segundo lugar con un 9%, teniendo más popularidad en América Latina. Esto es debido a que en primer lugar se encuentra MPEG-TS, usado por las cámaras de vigilancia y otros sistemas de seguridad.

El informe de Sandvine se publicará en su totalidad en los próximos meses, pero la compañía ha mostrado los principales resultados del mismo para demostrar que el BitTorrent está muy lejos de morir, a pesar de que cada vez se utilizan más plataformas de streaming; tanto legales como ilegales.

La fragmentación en los servicios de streaming: la posible principal causa

Uno de los principales motivos para explicar este crecimiento es la fragmentación que está produciéndose en el mercado de servicios de streaming, con múltiples compañías creando el suyo propio en lugar de hacer una especie de Steam audiovisual donde los usuarios puedan acceder más fácilmente al contenido con una suscripción única.

Por ejemplo, encontramos que es necesario tener una suscripción en HBO para ver Westworld y Juego de Tronos, una de Netflix para ver Stranger Things, Narcos o Black Mirror, o Amazon Prime Video para ver Jack Ryan, The Grand Tour o The Man in the High Castle. Por ello, lo que muchos hacen es suscribirse a la plataforma que más contenido ofrece, y piratear el contenido del resto.

Además, estos datos fueron tomados el pasado mes de junio, por lo que el efecto pico en descargas que suele generar Juego de Tronos no está presente. Tampoco se tiene en cuenta el tráfico de sitios web de streaming como Openload, que no han parado de crecer en popularidad en los últimos años a pesar de estar llenas de anuncios y malware.

Escrito por Alberto García

Fuente > RedesZone