Reino Unido prepara su alternativa a Galileo y el GPS a consecuencia del Brexit

Reino Unido prepara su alternativa a Galileo y el GPS a consecuencia del Brexit

Carlos González

Aunque los conocemos a todos como GPS, en realidad el ‘Sistema de Posicionamiento Global (GPS)’ es estadounidense; y existe también Galileo, que es europeo. Con el Brexit, Reino Unido se encuentra con el problema de que Londres dejará de recibir información de este sistema. Por esto, el Gobierno británico ha empezado ya a trabajar en su propio sistema de posicionamiento y navegación por satélite, en paralelo al GPS y a Galileo.

La separación de Reino Unido de Europa, lo que conocemos como Brexit, tendrá una consecuencia más: Reino Unido, según han informado desde la Unión Europea, podrá seguir teniendo acceso a la señal abierta de Galileo. Sin embargo, lo que no podrán es contar con una versión encriptada, para el Ejército británico, una vez que el sistema de satélites empiece a ser operativo a partir del año 2020. Reino Unido, y las empresas británicas, han sido excluidas de las próximas fases de desarrollo del proyecto, en tanto que en marzo de 2019 se hará realidad la salida del país del bloque comunitario.

Una alternativa a Galileo y el GPS: Reino Unido se queda sin sistema de navegación por el Brexit

El ministro de Finanzas, Philip Hammond, ha aprobado una partida de aproximadamente 110 millones de euros para la puesta en marca de este sistema de posicionamiento y navegación por satélite. Mientras tanto, el ‘otro problema’ que se plantea es que Londres ha llevado a cabo una inversión de 1.100 millones de euros en Galileo desde el año 2003, y las autoridades británicas quieren recuperar la inversión. Es algo que se está estudiando, en tanto que supone aproximadamente un 15% del programa del que participan el resto de países europeos.

Por el momento se desconoce cómo se desarrollará el sistema de Reino Unido, su alternativa a Galileo y el GPS; mientras que Europa tendrá listo y plenamente operativo su sistema en el año 2020, y el GPS estadounidense lleva ya años en funcionamiento, el de Reino Unido inevitablemente se demorará por un importante tiempo más. Mientras, al menos, tendrán información pública ofrecida por Galileo.