Los abogados que subían películas a sitios torrent para luego acusar a los que las bajaban, declarados culpables

Actualidad

Por lo visto todo lo relacionado con el mundo de la piratería de contenidos con copyright vía Internet, no tiene límites, algo que se hace extensible a ambos bandos de la «batalla», tanto para lo que hacen uso de ella, como para aquellos que quieren acabar con la misma.

Aunque la mayoría de las veces son los presuntos piratas y los administradores de los portales de descarga directa de contenidos ilícitos, o los sitios web con enlaces torrent, entre otros, los que son acusados y tienen que enfrentarse a la Ley por sus acciones, últimamente estamos viendo cómo los que luchan para acabar con todo ello, también utilizan unas técnicas un tanto sospechosas, como es el caso.

Y es que como acabamos de saber, Paul Hansmeier, uno de los abogados detrás de la controvertida firma de abogados Prenda, se ha declarado culpable por fraude electrónico y lavado de dinero. Esto se ha debido en gran medida a las pruebas aportadas por el conocido sitio The Pirate Bay, donde han demostrado que esta firma de abogados se dedicaba a subir películas a diversos sitios de intercambio de archivos torrent para, a continuación, intentar llegar a acuerdos legales con los supuestos piratas que las descargaban.

No es difícil imaginar que detrás de todo ello había fundamentalmente un interés económico, ya que la misma firma de abogados que subía los contenidos ilícitos, después acusaba a los que los descargaban de piratería, llegando a acuerdos para eludir a la justicia, ni más, ni menos.

Portal The Pirate Bay

Y es que algo similar no es la primera vez que sucede, ya que han sido varios los casos en los que varias organizaciones relacionadas con la defensa de los derechos de autor, ha sido «cazadas» llevando a cabo acciones un tanto dudosas para luchar, al menos desde su punto de vista, contra la piratería de contenidos.

En la piratería ya todo vale por parte de ambos bandos

Así, se han podido ver casos relacionados con el robo de identidad, la tergiversación de acciones pirata, e incluso el engaño. Pero si duda uno de los movimientos más sorprendentes es que este grupo de abogados al que ahora hacemos referencia, subía sus propios torrents a The Pirate Bay, entre otros portales, para luego demandar a la gente que los bajaban, por descargas piratas.

Sin embargo ahora uno de los abogados involucrado en todo ello, ha firmado un acuerdo de declaración admitiendo ser culpable de conspiración para cometer fraude postal y electrónico, así como de conspiración para cometer lavado de dinero. Además, se ha descrito cómo este grupo de abogados que, al menos en un principio estaban luchando contra la piratería de contenidos, generaron millones de dólares amenazando a los usuarios de BitTorrent que supuestamente descargaron vídeos pirateados.

Escrito por David Onieva

Fuente > TF

Continúa leyendo