MediaTek sigue perdiendo músculo frente a Qualcomm

MediaTek sigue perdiendo músculo frente a Qualcomm

Carlos González

MediaTek se asoció a los fabricantes de teléfonos inteligentes chinos, y se centró especialmente en los teléfonos de gama media para tratar de robarle parte del mercado a Qualcomm. En el mercado de la telefonía, Qualcomm lidera sobre el resto de fabricantes, y MediaTek consiguió ‘hacerse un nombre’, pero la tendencia de esta compañía es de caída.

El motivo por el que algunos fabricantes optaron por MediaTek no fue sino el precio. Ofrecían a los OEMs un coste reducido y unas prestaciones competitivas, frente a Qualcomm; así, en el año 2014 tenían una cuota de mercado del 14%, frente a un 52% de Qualcomm en aquel año. El siguiente ejercicio fue mejor, y en 2015 aumentaron su presencia hasta un 19%. Entonces se producía la mayor caída de Qualcomm, del 52% al 42% en solo un año.

MediaTek retrocede y Qualcomm lidera, pero no consiguen aumentar su cuota frente a los ‘nuevos’ fabricantes de procesadores

En el año 2016, la compañía de semiconductores Qualcomm recibía otro duro golpe de la industria; caían hasta el 39% de cuota de mercado, y MediaTek conseguía un máximo del 23%. En aquel año, Apple había caído del 21% al 15%, frente a un 18% en el año 2014. El resto de fabricantes, como Samsung con sus ExynosHuawei con sus Kirin, en conjunto alcanzaban un 23% de la cuota de mercado a nivel global.

Las cifras más recientes dan a Qualcomm un 42%, manteniendo las cifras de 2016. Ahora, MediaTek ha retrocedido a cifras más discretas representando el 15% del mercado global de teléfonos inteligentes. Apple ha recuperado terreno con un 22%, y el resto de fabricantes, en su conjunto, tienen nada menos que un 31% del mercado. Samsung ha seguido extendiendo su gama de procesadores a más modelos, aunque haciéndolos coexistir con chipsets de Qualcomm en algunos mercados, y Huawei vende cada vez más.

Para Qualcomm, un duro golpe podría ser que Samsung se ‘independice’ y empiece a montar sus chipsets en exclusiva. De momento están haciendo hardware más potente, y fácilmente podrían ofrecer sus Exynos a terceros a un volumen más amplio. El único reto sería escalar la producción y, evidentemente, ofrecer un precio competitivo a estos terceros. Pero la situación de MediaTek es cada vez peor, y Qualcomm no consigue levantar su participación en el mercado.