Un adolescente de 16 años ha hackeado un servidor de Apple con 90 GB

Software

Apple ha sufrido un ataque, que ha sido reconocido y sobre el cual se ha identificado al autor. Se trata de un estudiante de 16 años, australiano, que se mantiene en el anonimato, pero que ha hackeado un servidor de Apple. El hackeo del mismo le sirvió para descargar unos 90 GB de información, archivos clasificados como seguros. El joven de 16 años pertenece a un grupo de hackers, y según la compañía de Cupertino, por este ataque no se ha comprometido información de sus usuarios.

El joven de 16 años consiguió encontrar varias ‘puertas traseras’, vulnerabilidades en uno de los servidores de Apple. En este ataque, el chico consiguió descargar 90 GB de información, aproximadamente, entre la cual había archivos seguros y también llaves de autorización. Es aquí precisamente donde radica lo más grave del problema, en tanto que estas llaves de autorización serían las que den acceso a las credenciales de acceso a información privada de los usuarios; sin embargo, Apple asegura que no se ha comprometido información de sus clientes.

Un ataque contra los servidores de Apple que fue llevado a cabo por un joven hacker de 16 años

La compañía de Cupertino detectó el ataque, a pesar de que se había ocultado el tráfico y la identidad con el uso de redes privadas virtuales y ‘túneles computerizados’. Una vez que Apple detectó el ataque, se notificó al FBI y las autoridades iniciaron sus investigaciones. Detectaron que el origen del ataque se ubicaba en direcciones IP de Melbourne, por lo que se alertó al respecto a la Policía Federal de Australia para su cooperación en el caso. Finalmente, el hackeo del joven de 16 años ha terminado por convertirse en una investigación con cooperación internacional por parte de varios cuerpos de seguridad de diferentes países.

La firma de Cupertino, según la información publicada al respecto, consiguió encontrar dos direcciones IP correspondientes a dos ordenadores MacBook por los cuales se ejecutó el acceso no autorizado. Lograron incluso descubrir el número de serie de estos ordenadores para localizar el origen exacto del ataque. Con la colaboración de la Policía Federal de Australia se pudieron incautar estos dos ordenadores, para la investigación, un disco duro con archivos propiedad de Apple, y también un teléfono inteligente. Pero además, también se localizó una carpeta con archivos de ataques a otras empresas.

Escrito por Carlos González

Fuente > thenextweb

Continúa leyendo