Ahora sí: las cabinas y las guías telefónicas dirán adiós este mismo año

Actualidad

El Gobierno siempre ha querido que las cabinas y las guías telefónicas dejen de ser un servicio universal. El problema es que el coste de mantener las cabinas se estima en unos 2 millones de euros anuales, con unos beneficios muy bajos. Telefónica tiene el mantenimiento hasta 2018, fecha en que todo apunta a que dirán adiós como servicio universal. La CNMC acaba de publicar un informe dónde propone la supresión de la obligación de mantener las cabinas y guías telefónicas de uso público.

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, CNMC por sus siglas, acaba de publicar un informe sobre la propuesta de modificación del servicio universal de telecomunicaciones que contempla el Ministerio de Economía y Empresa en “lo relativo a las guías telefónicas, al servicio de información sobre números de abonado y los teléfonos públicos de pago”.

Las cabinas tienen las horas contadas: desaparecerán en 2018

Este informe de la CNMC, realizado a petición de la Dirección General de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información de la SESIAD, mantiene la convicción de que ciertos servicios dejen de ser obligatorios, como la guía general de números de abonados, los servicios de consulta sobre números de abonado y las cabinas.

cabina-telefonica

En relación con las guías telefónicas, Telefónica está obligada a prestar este servicio hasta el 31 de diciembre de 2018. Desde 2011 no se ha vuelto a convocar concurso alguno para los servicios de consulta sobre números de abonado y finalmente, Telefónica es también la obligada a prestar el servicio de cabinas hasta el 31 de diciembre de 2018.

La CNMC opina que no existen razones de mercado actualmente para seguir garantizando la prestación de estos tres servicios como parte del servicio universal. El mercado actual hace difícil justificar estos servicios. En el caso de las guías, tenemos el formato electrónico o los buscadores de Internet, algo que podría servir para la consulta sobre número de abonados.

Sobre las cabinas no se puede decir mucho más. ¿Cuánto hace que no llamas desde una cabina? Es más, ¿cuánto hace que no ves una cabina? La irrupción de los smartphones y el continúo abaratamiento de la voz son los factores que han terminado de matar a las cabinas.

Finalmente, la CNMC recuerda iniciativas de otros países para el futuro de las cabinas como las de Reino Unido, donde se pueden adoptar o alquilar, en Japón, que las han convertido en peceras, o sin salir de España en Andalucía, convertidas en puntos de carga del móvil.

Escrito por Claudio Valero

Fuente > blog.cnmc.

Continúa leyendo
  • Demostenes

    Desaparecerán igual que el cobre, pero en mi pueblo sigue habiendo cabinas y ADSL.

  • Solete Solete

    es para que no podamos escapar de matrix……

  • Aquiles K Goyo

    Para evitar estas desapariciones, los celulares, deberían volver a lo básico.
    Es absurdo. Están desapareciendo muchas cosas culpa del celular.

    • Pedro González

      ¿?

      • Joshito

        Yo tampoco lo entiendo, que yo sepa en las cabinas sólo se podía llamar, así que por muy básico que sea un móvil iba a pasar lo mismo si todo el mundo lleva uno en el bolsillo. No sé, a lo mejor se queja de que Superman ya no podrá volverse a cambiar en una cabina….

        • Aquiles K Goyo

          Si los celulares tuviesen una única función ( teléfono y nada más ), solamente, los tendrían los que realmente lo necesitan y, así, gozaríamos de una saludable democracia tecnológica.
          Hoy en día, usan el celular para cualquier cosa; menos como teléfono y es, así, como están arruinando todo.

          • Octavià Alexandre

            Es que eso que llamas “celular” no es realmente un teléfono, sino un miniordenador entre cuyas funciones está la de emular un celular de verdad. Por eso no tengo “espejito mágico”.

            • Aquiles K Goyo

              Parece, que te arde mucho. Un consejo. Ponete un poco de vaselina que se te va a pasar.
              Lo lamento por ustedes; pero, les guste o no, esos “mini-ordenadores” van a desaparecer.

            • Aquiles K Goyo

              ¿ Sarcasmo, no ? Porque, recién, te contesté y me di cuenta que me diste flecha para arriba; así, que, si te llegó el mensaje al Correo-e, no hagás caso.

              • Octavià Alexandre

                No sé si me he explicado bien: yo tengo un móvil (lo que allá llamáis celular) de los de toda la vida, solo para llamadas y SMS. Los artefactos que se usan hoy en día son smartphones o “espejitos mágicos”.

          • Joshito

            Mucho antes de que whatsapp y las cámaras de fotos de hoy en día desembarcaran en los móviles, el uso de éstos ya estaba muy generalizado y poca gente usaba ya las cabinas telefónicas, y eso que las tarifas no acompañaban en absoluto (muchas veces se usaba la cabina para sortear estas tarifas tan caras). Poder llevar un teléfono encima y llamar desde cualquier sitio sin depender de la existencia de una cabina (y de tener monedas) es uno de los grandes inventos de las últimas décadas. Sinceramente, no veo el drama o el absurdo en que desaparezcan las cabinas de teléfono, como tantas cosas a lo largo de la existencia han ido desapareciendo ante el avance de la tecnología.

            • manolito74

              Cierto que no se usan “nunca”. Pero yo al menos sí que tengo que reconocer que de algún apuro me sacaron alguna vez que me olvidé el móvil en casa y/o me quedé sin batería. 🙁

  • Javier Remulo Sanchez

    A ver si hace lo mismo la CNMC con la “cuoa de línea” y el “establecimiento de llamada” , la primera no se ve en casi ningún país de europa y tiene un precio desorbitado y la segunda es un abuso lo que cuesta con el abaratamiento de la telefonía desde hace décadas, el establecimiento de llamda tiene precios de antes de los 2000…

  • Johnny C Quecarajoes

    _ Sacarle el celular a la sociedad es como sacarle el chupete a un bebé…
    _ ¿ Tan fácil es ?
    _ No. Lloran, gritan y patalean…

  • Pingback: Las guías telefónicas ya son una reliquia de coleccionista: sólo 300 repartidas el último año()