Canales WiFi 1, 6 y 11 ¿son los mejores?

Redes

En una conexión por cable no hay problemas de interferencias –o no tan relevantes- como en un acceso a Internet sin cables, por WiFi. Mientras que un cable Ethernet se usa para un dispositivo para el intercambio de datos, el WiFi sirve para varias conexiones simultáneas. Además, es una tecnología que funciona sobre un espectro radioeléctrico limitado, en el que convive con otras redes WiFi de otros usuarios. Tenemos 100 MHz de espectro repartidos en 13 canales disponibles para los usuarios –sobre 2,4 GHz-. Y dicen que los canales 1, 6 y 11 son los mejores, pero ¿es cierto?

Mucho más en el foro de WiFi de ADSLZone

Los estándares 802.11b, 802.11g, 802.11n funcionan en la banda de 2,4 GHz del espacio radioeléctrico, regulado para que en otras bandas –frecuencias- puedan funcionar otros dispositivos como teléfonos móviles, radio e incluso electrodomésticos como el microondas, entre muchos otros. Esta banda de 2,4 GHz, asignada a la conectividad WiFi, tiene una amplitud de 100 MHz alcanzando hasta los 2,5 GHz. Ahora bien, no todo este ‘espacio’ se utiliza para el WiFi, en tanto que la última banda es la número 14, en 2.484 MHz, y en nuestro país –y en todo el continente- no se permite su utilización. Por lo tanto, abarca desde los 2.412 MHz del canal 1 hasta los 2.472 MHz del canal 13. Y cuentan, cada uno, con 20 MHz.

¿Por qué existen interferencias en el WiFi? Estos son los diferentes tipos de interferencias que pueden producirse en una red

En el espacio radioeléctrico, al WiFi le pueden afectar varios tipos de interferencia. Las relativas al uso de canal, en tanto que varios dispositivos estén usando el mismo canal para la comunicación con sus clientes, que comparten también el canal. Pueden darse por canales adyacentes, lo que significa que se produce un solapamiento en las frecuencias de comunicación de los dispositivos por la propia ‘arquitectura’ de este tipo de redes inalámbricas. Y pueden producirse interferencias por la coexistencia con dispositivos que no funcionan bajo el estándar 802.11, pero que compiten en el espacio radioeléctrico.

La ‘superposición’ de canales es uno de los mayores problemas de las interferencias en el WiFi

De estos tipos de interferencia WiFi, o que afecta a este tipo de conexiones inalámbricas, las que nos interesan en este momento son las que se producen por los canales adyacentes. Como comentábamos, el WiFi tiene adjudicada la banda de 2,4 GHz con un ancho total de 100 MHz. Cada canal ‘ocupa’ 20 MHz, y en nuestro país –y continente- estos 100 MHz están reducidos a 13 canales. La cuestión es tan sencilla como dividir 100/13 y nos daremos cuenta de que no, no hay 20 Hz exclusivos para ninguno de los canales. Por lo tanto, están superpuestos unos con otros.

En el esquema anterior se puede ver la estructura que siguen los canales WiFi dentro del espectro radioeléctrico. El canal 1 se solapa con los canales 2, 3, 4 e incluso 5; el canal  se solapa con el 1, el 3, el 4 y el 6. Y así podríamos seguir revisando todos y cada uno de ellos para ver que, efectivamente, todos los canales se solapan con otros. Ahora bien, en el mismo esquema podemos ver que los canales 1, 6 y 11 no se solapan entre ellos. Usarlos sería la única manera de que tres redes WiFi no compartan espectro para la comunicación con sus dispositivos conectados, luego no hay competencia entre ellos.

Los canales 1, 6 y 11 son los mejores para la configuración WiFi en la teoría, pero ¿se cumple esta afirmación siempre?

Si todos los dispositivos WiFi estuvieran configurados solo en los canales 1, 6 y 11 no habría problemas de interferencias por competencia entre canales. Es decir, que los dispositivos sobre el canal 1 no supondrían perjuicio alguno para el rendimiento de las redes que funcionan sobre el canal 6, y tampoco sobre las redes en el canal 11. Y así, entre todos ellos combinándolos de cualquier manera. Porque no existe solapamiento entre estos canales.

El problema está en que sí seguirían produciéndose interferencias dentro del canal. Si repartimos todas las redes WiFi entre solo tres canales, entonces tendremos una mayor densidad de dispositivos por canal, luego más competencia. El intercambio dentro de un canal es limitado, y por tanto esta ‘densidad’ es la que produce interferencias, que del lado del usuario se traduce en problemas de conexión, lentitud, mala señal y un largo etcétera de contratiempos. Es por eso que, aunque en teoría los canales 1, 6 y 11 del WiFi son los mejores, en la práctica hay que atender a la configuración del resto de redes a nuestro alcance. Y según esto, configurar la que más nos convenga para evitar la saturación.

Cómo elegir el mejor canal para mejorar nuestra red Wi-Fi y evitar interferencias
Escrito por Carlos González

Fuente > ADSLZone