Poco más de 2 meses para saber si tendremos que cambiar de televisor en 2020 para seguir viendo la TDT

El Segundo Dividendo Digital está fijado para el 30 de junio de 2020, aunque se podría retrasar hasta 2 años por causas justificadas (poco probable). Por ello, el Gobierno español deberá remitir a la Unión Europea el plan para la reantenización y liberación de la banda 700 MHz antes del 30 de junio de este año. Es decir, poco más de dos meses por delante para conocer algunos aspectos clave. Entre ellos, es posible que tengamos que cambiar de televisor en 2020 para seguir viendo la TDT por la implantación de DVB-T2.

Ya nos pasó con el primer Dividendo Digital y la cosa va camino de repetirse. La falta de planificación y previsión del Gobierno español es palpable en un asunto que no es menor. Entre los aspectos pendientes dentro del Plan Nacional 5G del Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital, queda:

Definir, en consulta con todas las partes interesadas, antes del 30 de junio de 2018, la hoja de ruta nacional para la liberación de la banda 700 MHz (segundo dividendo digital) y abordar la licitación de esta banda de frecuencias de acuerdo con el calendario que se determine en la hoja de ruta nacional.

Segundo Dividendo Digital y pagar para seguir viendo la TDT

Ya os contamos que íbamos a tener que a pagar para seguir viendo la TDT como ya sucedió con el primer Dividendo Digital. No obstante, nos referíamos a los costes de reantenización que ascenderán, de media, a 20 a 25 euros por vivienda con 20 pisos. Las ayudas para esta nueva reantenización no están aprobadas, pero el problema para nuestros bolsillos viene de otro lado.

El principal problema lo tenemos si decidimos dar el salto a DVB-T2 o TDT2. Esta tecnología ofrece muchas mejoras con respecto a la que estamos utilizando actualmente. Lo que ocurre es que el 90% de los televisores que tenemos actualmente en España no son compatibles con esta tecnología. En el caso de los sintonizadores externos de TDT, el 100% de los que tenemos en España no son compatibles.

Esto obligaría a los usuarios a realizar un nuevo desembolso en caso de que adoptemos DVB-T2. Las ventajas son evidentes, como resolución Full HD, señal más estable y otros aspectos, pero también hay que tener en cuenta que no se ha preparado el terreno con tiempo para este cambio.

¿Volveremos a ser los usuarios los principales perjudicados?