El radar Velolaser de la DGT con WiFi y 4G podría ser ilegal

El radar Velolaser de la DGT con WiFi y 4G podría ser ilegal

Carlos González

La Dirección General de Tráfico tiene planeado ‘estrenar’ durante la Semana Santa sus nuevos dispositivos cinemómetros. Un total de 60 nuevos radares móviles que se diferencian por completo del resto de dispositivos que usa la Guardia Civil por sus dimensiones y tecnología. Se trata de los denominados Velolaser, que tienen unas mínimas dimensiones, usan el láser como tecnología de detección, captan hasta dos carriles en el mismo sentido, y pueden ser operados a distancia instalados sobre el guardarrail, o en un trípode. Han denunciado su posible ilegalidad.

La Unión Internacional para la Defensa de los Motociclistas ha denunciado, justo antes de que la Dirección General de Tráfico comience a utilizarlos en Semana Santa, la posible ilegalidad de los radares Velolaser. Según explican en su denuncia, el problema no es de los dispositivos en cuestión, sino del soporte que se ha presentado para la utilización de los mismos en una instalación sobre el guardarrail. A modo de recordatorio, hace algunas semanas los repasábamos, y comentábamos que pueden ser operados a distancia, instalados de dos formas: sobre el guardarrail, o sobre un trípode, por ejemplo, al margen de la vía en que se esté controlando que se respeta la señalización en cuanto a la velocidad máxima permitida en la vía.

Denuncian el soporte de los nuevos radares Velolaser: la Dirección General de Tráfico no ha realizado ensayos de impacto

La Unión Internacional para la Defensa de los Motociclistas solicita que se cumplan determinados aspectos técnicos como que se certifique la superación de las pruebas de la EN 1317, y que se realicen las pruebas de comportamiento e impacto previstas por la misma norma, para garantizar que se evita el desprendimiento e impacto del dispositivo cinemómetro. Se exige, del mismo modo, que la DGT esté en posesión de los resultados de las pruebas, así como los informes de testado y certificación, antes de la utilización de los dispositivos Velolaser instalados sobre guardarrailes.

La mencionada ONG ha solicitado a la Dirección General de Tráfico que le sean trasladados los informes oficiales de ensayo, junto con los valores de los parámetros obtenidos, así como todos los tipos y fabricantes de barrera sobre los que se hayan realizado las pruebas. Y en caso de que no se hayan superado las pruebas requeridas en la UNE-EN 1317, la Unión Internacional para la Defensa de los Motociclistas exige que se den instrucciones inmediatas para la no instalación del Velolaser sobre barreras de seguridad. Ahora bien, también mencionan su uso en trípode y solicitan instrucciones inmediatas de no uso en el ancho de trabajo de la BMS (W), por el riesgo de proyección tras impacto y las lesiones y daños que puedan ocasionar.