Android P evitará que las apps puedan acceder a la cámara y espiarte

Software

Poco a poco vamos conociendo más novedades de Android P, las cuales deberíamos empezar a ver en más detalle a partir del próximo mes de marzo cuando se desvele la primera Developer Preview de la nueva versión de Android. Además de un cambio de interfaz y otras novedades, ahora hemos sabido que las aplicaciones no podrán acceder a hurtadillas a la cámara para espiarte.

Gracias a que Android es open source, se pueden ir conociendo algunas de las pequeñas novedades mediante los cambios que se están produciendo. Por ejemplo, supimos que los operadores podrán modificar las barras de señal de la red móvil, que habrá soporte nativo para móviles con pantallas flexibles, y que la grabación de llamadas estará disponible de manera nativa.

Las aplicaciones en Android P no podrán grabarte sin que lo sepas

Ahora, la última novedad que ha aparecido en un commit de Android Open Source Project (AOSP) nos muestra que Android P impedirá que las aplicaciones en segundo plano puedan acceder a la cámara. Gracias a esto, el usuario podrá estar plenamente tranquilo de que el móvil no estará grabándole o haciéndole fotos cuando esté con la pantalla apagada o en reposo a través de una aplicación maliciosa. Una aplicación sólo podrá tener acceso a la cámara si la estamos ejecutando y la tenemos activa en la pantalla.

android p camara

El sistema operativo se fija en el UID de una aplicación para identificar si está activa o en segundo plano. Si detecta esto segundo, Android genera un error y le impide acceder a la cámara. En Android 6.0 Marshmallow ya se iniciaron cambios en este camino, priorizando el acceso a la cámara a las aplicaciones que estaban en primer plano. Hasta entonces, la regla era que la primera que solicitaba acceso era la que lo recibía.

Si una aplicación está grabando, aparecerá en la barra de notificaciones

El acceso a la cámara es no de los permisos más sensibles y peligrosos de Android que le podemos dar a una aplicación, pues hasta ahora cualquier aplicación que lo tenga puede lanzarla y tomar fotos y grabarnos sin nuestro permiso. En 2014 se demostró lo peligroso de esto, haciendo que la imagen que estaba grabando la cámara fuera prácticamente invisible al usuario en una aplicación maliciosa, reduciendo su tamaño a 1 pixel para que el usuario no lo viera. En este caso incluso la cámara grababa al usuario espiado en segundo plano o cuando el móvil estaba bloqueado.

Por tanto, a partir de Android P una aplicación necesitará tener un servicio en primer plano para poder estar grabando. Y esto es bastante difícil, porque desde Android Oreo es obligatorio que una aplicación muestre en la barra de notificaciones si está funcionando de manera activa a través de un proceso en primer plano.

Escrito por Alberto García

Fuente > xda