El Bitcoin está dañando a los gamers, las tarjetas gráficas suben de precio

El auge de las criptomonedas ha dado importantes beneficios económicos a algunos, y pérdidas a otros. Las divisas virtuales no pasan ahora mismo por su mejor momento frente a los últimos meses, pero el interés en el Bitcoin y sus similares ha crecido de forma considerable. También en el minado, indudablemente, y con ello la demanda de tarjetas gráficas. Algo que en última instancia está perjudicando gravemente a su público objetivo: los gamers.

Aunque las tarjetas gráficas están diseñadas para la ejecución de videojuegos, su elevada potencia las hace hardware ideal para el minado de criptomoneda. La capacidad de cálculo que ofrecen es muy superior a la de una CPU en este ámbito, de tal modo que los usuarios están inclinándose a ellas como una inversión en las criptomonedas. Esta tendencia, con un increíble aumento de la demanda de las tarjetas gráficas desarrolladas para videojuegos, está provocando que suban los precios.

tarjetas-graficas-nvidia-amd-intel

Más criptomonedas, menos gaming. Las tarjetas gráficas se agotan y suben de precio

NVDIA no está satisfecha con esta tendencia. Si bien es cierto que las ventas están en máximos, con cifras excelentes para la compañía y los fabricantes con licencia, los ‘mineros’ no son su público y el mayor problema es que los gamers se están quedando –algunos de ellos- sin poder comprar tarjetas gráficas. El aumento de demanda está provocando la falta de stock en la mayoría de los distribuidores, y con ello la subida de precio que lleva siendo tendencia desde el año pasado. Y son precisamente las GPUs más potentes las que más problemas tienen, en este sentido.

Los precios de las tarjetas gráficas siguen subiendo, también impulsados por el aumento de los precios de las memorias. Pero todo esto es temporal. Algunos ya han considerado esta tendencia como la ‘nueva fiebre del oro’ y sencillamente esperan a que se pinche la burbuja. Cuando ocurra, que evidentemente es difícil prever con exactitud, será cuando veamos cómo los precios se desploman. Mientras tanto, los gamers son los mayores perjudicados por el auge de las divisas virtuales.