Canon digital: recauda 10 veces más que el daño «real» de la piratería

Canon digital: recauda 10 veces más que el daño «real» de la piratería

Alberto García

Desde el 1 de agosto los españoles estamos pagando nuevamente el canon digital al comprar determinados productos tecnológicos, como móviles, tablets, DVD, CD, discos duros o impresoras. Este canon encarece productos hasta un total de 10 euros, y busca sufragar el lucro cesante de los autores, vulnerando la presunción de inocencia y dando libertad a la piratería.

La piratería no afecta realmente a los autores a largo plazo

Y es que hasta la Unión Europea ha descubierto que la piratería no sólo no es mala, sino que encima tiene efectos positivos a la hora de consumir contenido legal. Esto es algo que ya sabemos todos, pues los piratas al final son consumidores potenciales de productos de manera legal, como pago de una plataforma de streaming cuando han accedido de manera ilegal a una serie antes del estreno de nuevas temporadas, como ha ocurrido con Juego de Tronos este año.

cd

La cantidad que España está cobrando actualmente por el canon es desorbitada, tal y como revela un estudio de la empresa Mazars encargado por DigitalEurope, y realizado a 3.000 españoles de entre 14 y 80 años. El principal objetivo del estudio es conocer el daño real que produce una copia privada en nuestro país.

Entre los datos que se desprenden del estudio podemos ver que ya casi nadie realiza copias físicas de películas o música. En el último año, sólo un 0,9% de los encuestados había copiado un DVD de una película o serie, mientras que sólo el 1,6% había hecho una copia de un disco musical. Con respecto a los libros, sólo un 2,3% hizo copias privadas.

Estamos sobrecompensando a los autores con el canon digital actual

El dato quizá más interesante es que sólo el 0,69% de los encuestados habría comprado una obra si no existiese la posibilidad de hacer copia privada. Basándose en eso, se ha calculado que lo que la industria pierde realmente son 7,3 millones de euros al año. Y aunque la industria digital ha pedido al Gobierno que base los nuevos gravámenes con respecto a un estudio que sitúa la pérdida en 11,9 millones de euros en 2015 (bajando de los 18,7 millones en 2012), el Gobierno no ha hecho caso.

Así, las tasas que aprobó el Ejecutivo sobrecompensan a los titulares de derechos al hacerse el cálculo sobre las ventas previstas. Con ello, sale una cifra de algo más de 72 millones de euros (o 50 si se tienen en cuenta que hay quien está exento del pago del canon). Con esto vemos que en realidad se está pagando entre 7 y 10 veces más que el daño “real” que sufren los autores.

Por desgracia, cuando se revise el nuevo canon digital, es muy probable que el gravamen suba para determinados productos para igualarlo con la media de Europa, que es incluso más elevada en algunos productos como los móviles (1,1 euros en España frente a la media europea de 4,3 euros, alcanzando incluso 10 euros en Hungría o 6,25 en Alemania). Todo depende del estudio “independiente” que realice el Gobierno para analizar el daño real causado, al menos de manera directa. De manera indirecta, la piratería fomenta el consumo, así como da a conocer a los artistas.