YouTube no tendrá que entregar a nadie las direcciones IP de los piratas del portal

Actualidad

Como la mayoría ya sabréis, el popular portal de vídeos vía streaming propiedad de Google, YouTube, es el sitio de este tipo más conocido y usado en todo el mundo, portal que está en constante crecimiento con nuevos contenidos que se suben cada minuto.

Sin embargo, al ser una plataforma abierta y accesible a todo el mundo, como es evidente subir contenidos sujetos a los derechos de autor, es una práctica que no está permitida, ni por la ley ni por la política interna del propio YouTube. A pesar de todo muchos usuarios se saltan esta importante regla y en ocasiones comparten vídeos con copyright con el resto del mundo usando este sitio web. Cuando YouTube detecta estos contenidos los elimina de inmediato y advierte al usuario que los ha subido de que su acción ha sido «vista» por los responsables del portal y de la ilegalidad de todo ello, e incluso Google puede cancelar esas cuentas.

Pues bien, al contrario de lo que se solicitó en un principio por algunos propietarios de estos derechos, el Tribunal Regional Superior de Frankfurt acaba de dictaminar que el portal de vídeo, una vez detecta las cuentas desde las que se han subido estos contenidos con derechos de autor, no tendrá que publicar las IPs de los infractores en el caso de que sean requeridas por los propietarios de los contenidos pirateados. El tribunal argumenta que las direcciones IP no pueden utilizarse para enviar mensajes a las personas, por lo que la plataforma de vídeo tan solo tiene que entregar las direcciones de correo electrónico asociadas a esas cuentas.

youtube peliculas

YouTube solo tiene que entregar el correo de los usuarios pirata que identifica

Se sabe que YouTube es un sitio muy utilizado por aquellos que quieren hacer públicas sus propias creaciones, pero al mismo tiempo también se utiliza regularmente para compartir material protegido, incluyendo películas completas. Por ello, a pesar de las medidas que toma Google al coger a estos piratas, a veces los titulares de derechos llevan las cosas un poco más lejos, ya que empiezan a «perseguir» por su cuenta a los que han violado sus contenidos exponiéndolos en el portal y tratan de obtener la identidad de los presuntos infractores para tomar nuevas medidas, como acaba de suceder el Alemania.

Así se exigió que Google y YouTube compartieran los correos electrónicos, direcciones IP y números de teléfono personales vinculados a esas cuentas detectadas, pero un tribunal ha declarado que el gigante de las búsquedas tan solo está obligado a proporcionar el correo electrónico de estos usuarios, dejando a un lado otros datos más sensibles de las personas identificadas.

Escrito por David Onieva

Fuente > TF