Cómo evitar que Windows 10 envíe a Microsoft información sobre lo que escribo

La seguridad y privacidad son dos términos que han sido objeto de numerosas críticas en distintas ocasiones en el sistema operativo de Mcirosoft. Al poco de llegar Windows 10 a todos los usuarios, hubo un gran debate sobre la información que el nuevo sistema operativo recopilaba de los usuarios para enviarla a los servidores de Microsoft y a día de hoy todavía hay algunos ajustes del sistema que permiten enviar a Microsoft información sobre lo que escribimos.

Esto hace que muchos usuarios estén enviando, sin saberlo, todo aquello cuanto escriben en el teclado de su ordenador gracias a un keylogger que el sistema tiene activado por defecto. Una función que está presente desde la primera versión de Windows 10 y que de no saberlo, se activa por defecto al hacer la instalación de Windows 10.

Actualización Windows 10

Lo cierto es que Microsoft indica que esta información enviada a sus servidores por parte de Windows 10 sobre cómo escribimos es únicamente con el objetivo de ayudar y mejorar el tecleo y la escritura en el futuro, no obstante, con los antecedentes de Microsoft, nadie nos asegura que esta información no sea utilizada para otras cosas o incluso que pueda llegar a terceros.

Por lo tanto, si quieres evitar que Windows 10 recopile cualquier pulsación del teclado que hagas, es recomendable desactivar el keylogger o función que permite que el sistema recoja esta información. Para ello, lo primero que tenemos que hacer es abrir la página de Configuración de Windows 10, bien desde el menú Inicio o el atajo de teclado Win + I.

Windows 10

Una vez hecho esto, navegamos por las opciones Privacidad > General y dentro de la sección Cambiar opciones de privacidad buscamos la opción Enviar información a Microsoft sobre cómo escribo y ayudar a mejorar el tecleo y la escritura en el futuro. Junto a esta opción encontramos su correspondiente interruptor que debemos deslizar hasta la posición OFF para desactivarlo.

De esta manera, a partir de ahora el keylogger de Windows 10 permanecerá desactivado y por lo tanto no se enviará más información sobre lo que escribimos a los servidores de Microsoft. Eso sí, debemos tener cuidado cada vez que nos llegue una actualización del sistema a través de Windows Update, ya que podría volver a activar esta función tal y como viene por defecto en Windows 10. En ese caso, basta con volver a realizar los pasos indicados anteriormente para volver a desactivarla y evitar que Windows 10 envíe este tipo de información sobre nosotros a Microsoft.