La SGAE está en números rojos y se arriesga a ser ‘inviable’

La Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) nos ha dado demasiadas noticias en los últimos años y no precisamente exentas de polémica. Sin embargo, puede que no nos de muchas más si no cambian radicalmente las cosas. Según parece, su viabilidad está en entredicho después de cerrar sus últimas cuentas anuales con un patrimonio neto negativo de algo más de 10 millones de euros. Su viabilidad futura dependerá de la capacidad para incrementar ingresos por recaudación… ¿alguien dijo nuevo canon digital?

EY, firma auditora de cuentas, ha destapado la delicada situación de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE). Según parece, el patrimonio de la sociedad lleva en números rojos desde el año 2012. La situación llegó a su punto límite durante el año 2015, superando la barrera de los 10 millones de euros. La propia SGAE ha reconocido el desequilibrio financiero.

La SGAE en números rojos

Los ingresos de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) han caído en picado en los últimos años, principalmente al abajar la recaudación de los derechos de autor. El porcentaje de caída ha sido de más del 30%, facturando 54,74 millones en el año 2015, muy por debajo de los 80,17 millones de euros ingresados en el año 2012.

La SGAE justifica también el agujero de casi 100 millones de euros en el fondo de maniobra “por el modo en que clasifican los activos no corrientes”. Explican que, cuando cobran los derechos de autor, no los pagan de forma inmediata a los socios. Durante un tiempo, se dedican a invertir ese dinero en fondos de inversión.

Sus pérdidas han llegado a 3,17 millones de euros en 2015, mucho peor que los 1,83 millones de euros del año anterior, aunque mejor que los 5,01 millones que perdió en 2013. A todo esto, tenemos que sumar que la Agencia Tributaria les reclama 11,5 millones de euros de los ejercicios 2010, 2011 y 2012 en relación con el Impuesto de Sociedades, IVA e Impuesto sobre la Renta de no residentes.

La vuelta del canon digital podría ser “la tabla de salvación” del polémico organismo. Este nueva aumentará el precio de medios como SSD, tarjetas SD, impresoras, CD, memorias USB y todas las plataformas legales como Netflix, Amazon Prime Video, HBO Go o Spotify. Resulta complicado entender este tipo de medidas en 2017, pero es lo que nos ha tocado vivir y no parece que se pueda hacer demasiado para evitarlo.