La Justicia hace responsable a un padre por las descargas piratas de su hijo

Escrito por Carlos González
P2P

En Alemania la ‘lucha contra la piratería’ va más allá de donde llega la legislación en nuestro país, y no sólo se persigue a los ‘uploaders’, sino también a los particulares que descargan archivos pirata desde sus ordenadores. Y la defensa de estos usuarios suele basarse en la posibilidad de que fuese otro, principalmente cuando se trata de redes WiFi abiertas, o sencillamente compartidas. Pero al hombre que nos ocupa no le sirvió alegar que no estaba siquiera en casa, porque la Justicia ha fallado en su contra, por las descargas pirata de su hijo.

Ha ocurrido en Alemania. Ante el tribunal de Lepzig el acusado negó haber descargado un audiolibro incumpliendo la normativa que defiende la propiedad intelectual y los derechos de autor, y lo hizo apoyándose en varias pruebas de que ni siquiera estaba en casa cuando, según lo registrado por la propia Justicia, se produjo tal descarga ilegal. Pero los que sí estaban en casa eran su esposa y su hijo de 11 años, sobre el cual se acabaron recogiendo pruebas de que había sido el autor de la infracción. Y siendo menor de edad, como en otro tipo de delitos es habitual, finalmente su padre ha tenido que hacerse responsable en una condena que hasta ahora no ha tenido parecido.

El padre es responsable de la descarga pirata por la ‘falta de educación en contra de la piratería’

Los padres son los responsables de educar a sus hijos, y en muchos casos los que se enfrentan a las posibles responsabilidades legaleshasta la mayoría de edad, en algunos casos-. Este es uno de ellos, en que el tribunal de Lepzig ha fallado en contra del padre, en tanto que el juez considera que los padres deberían ‘instruir a su hijo sobre la ilegalidad de participar en intercambios de archivos y legales’, además de prohibir de forma expresa este tipo de comportamientos en el ámbito doméstico. Además de esto, catalogan el comportamiento del padre como imprudente.

La sentencia en cuestión contempla 956 euros por daños, además de los costes legales, aunque todavía está abierta la posibilidad de apelación ante un tribunal superior. Una sentencia interesante, sobre todo si tenemos en cuenta que la legislación alemana no dista en exceso de la vigente en España y a nivel europeo. En el caso de nuestro país, no obstante, no se ha dado hasta la fecha una sentencia de este tipo.

Fuente > TF

Continúa leyendo
  • ccartola

    Después del niño loco, con ustedes, los jueces zumbaos.

  • Gabriel Luis Rodino

    Podríamos argumentar: ¿Y porqué no responsabilizar al proveedor de internet, que es quien permite que se descargue el material? a lo que el proveedor diría: -me limito a proveer el servicio, no tengo la culpa del mal uso! Vamos, que la ley es una payasada perpetrada en pos de un sistema comercial retorcido y corrupto. Que le facturen el libro y ya, pero eso de los daños, es para mantener a una sarta de parásitos chupa-sangre hijos de mil puta!