Las medidas contra la piratería no deberían frenar la libertad de expresión

Escrito por David Onieva
Actualidad

A medida que van pasado estos últimos meses, cada vez son más habituales las noticias acerca de las medidas y avisos que determinadas compañías y organizaciones que luchan activamente contra la piratería, están tomando contra usuarios que podrían estar pirateando contenidos protegidos por derechos de autor.

Estas organizaciones están obligando, en ocasiones bajo demanda judicial, a los proveedores de Internet de varias regiones, advertir por escrito a sus clientes acerca de las posibles infracciones en este sentido que podrían estar llevando en pro de la piratería bajo la amenaza de, en caso de ser reincidentes, cortarles la conexión a la Red. Sin embargo, por el contrario, la EFF ( Electronic Frontier Foundation), considera que de llevarse a cabo estas amenazas, se podría estar violando el derecho a la libertad de expresión y otros derechos humanos básicos, tal y como ya ha avisado a la Oficina de Derechos de Autor.

Acciones tales como los filtros contra la piratería por parte de los grandes buscadores, los bloqueos de determinados sitios web, o el cierre de las cuentas de Internet de los supuestos infractores de los derechos de autor, podrían no ser tan legítimos como en un principio pueden pensar estar empresas y organizaciones.

La lucha contra la piratería es cada vez más feroz

Y es que desde un buen número de sectores, Internet en la actualidad está jugando un papel muy importante a la hora de facilitar el acceso a esa libertad de expresión para ciudadanos de todo el mundo, por lo que estas limitaciones podrían estar violando este derecho fundamental, consideran. En concreto son los propios ISPs los que otorgan ese acceso a la Red, por lo que si empiezan a cortar conexiones por «supuestas» infracciones, cortarían la posibilidad de expresarse libremente a muchos de estos afectados. Por todo ello piden que la Red continúe siendo una plataforma libre y accesible para la libertad de expresión e innovación en todo tipo de ámbitos.

Piratería en Internet

Es más, de acuerdo con la EFF, el corte del servicio a los clientes e impedirles el acceso a Internet, es más serio de lo que parece, ya que en los tiempos que corren, esto es poner una barrera a la capacidad de estas personas para funcionar de manera normal en la sociedad actual. De hecho cortar una cuenta de acceso por parte de un ISP, a menudo afecta a todos los componentes del hogar, por lo que muchas personas perderán el acceso a información y herramientas importantes necesarias para los estudios, empleos o a servicios básicos. En este sentido ponen como ejemplo la frase que en su día dijo el ex presidente norteamericano Obama: “el acceso a Internet hoy ya no es un lujo, es una necesidad“.

¿Estáis de acuerdo con estas denuncias de la EFF acerca de que la denegación de acceso a la Red supone una violación a la libertad de expresión?

Fuente > TF

Continúa leyendo
  • Enrique Gabriel Ojeda

    Los derechos de Autor fueron diseñados en el siglo XVIII, para proteger obras, pero sin embargo, no permitian a muchos a acceder a la cultura por ser monopólica.
    De hecho, los derechos de autor por si solos frenan la Libertad de Expresión a cambio de mucho dinero que solo es para empresas que se cuentan con una sola mano y solo quieren ver al Internet destruida. Concuerdo con Obama, Internet es una necesidad y nadie tiene derecho a cortar el servicio, menos los netofóbicos, salvo el ISP por no pagar la factura.

  • nova6k0

    El gran problema que tienen algunos defensores de la propiedad intelectual es lo siguiente. Existen dos tipos de propiedad intelectual, la original de los S.XVIII-S.XIX, que en realidad parte de una serie de digamos, normativas como el estatuto de la Reina Ana de Inglaterra en 1.405, que protegían las obras del lucro de otros (intermediarios).

    Sin embargo la actual propiedad intelectual o digamos más mercantilista, proviene de una serie de rondas y acuerdos basado en la Organización Mundial del Comercio de 1.986

    Esta propiedad intelectual mercantilista no es un derecho humano y por tanto no puede ir contra los derechos humanos, como el acceso a la ciencia o a la cultura, la libertad de expresión, la privacidad y la intimidad y el nuevo y más reciente el derecho humano de acceso a Internet.
    Hay muchos mitos en torno a la propiedad intelectual puramente mercantilista. La primera falacia es la creatividad. Es cierto que los derechos de autor se hicieron no para proteger sino para hacer a los autores más creativos. Y es curioso porque esta propiedad intelectual moderna hace justo lo contrario. Y además no protege a los autores sino a los intermediarios o a los rightholders propietarios de los derechos. Ya me dirán que creatividad hay en hacer reboots y remakes de series y películas ya hechas, por ejemplo la última el reinicio de la serie “Dinastía” (los que naciéseis en los 80 o antes, os acordaréis).

    Por mucho que digan los defensores del copyright no defienden la cultura. Porque el mero hecho de escoger licenciar una obra con copyright. Ya estás diciendo si quieres acceder a mi obra tienes que pagarme, eso significa que fuerzas a esa persona a que necesite cierto poder económico para acceder a ella. Por muy loable que sea que el autor no va a trabajar gratis.

    Pero dejando a los autores, el gran problema actual no son las descargas no son las copias sin lucro, no son los autores… El gran problema es la propia Industria, y no hablo de si se adaptan o nó sino de su propia existencia, de su monopolismo sobre la copia y la creación, que ahora han perdido. Tienen una serie de reglas que si no las cumples estás fuera.

    Algo muy relacionado, no en vano también es propiedad intelectual mercantilista o moderna, es el tema del deporte, y especialmente el fútbol.

    El caso es que han pervertido totalmente el porqué del nacimiento de los derechos de autor, que tienen un fin único, el acceso a la cultura por parte de la ciudadanía y no el lucro de unos pocos, que curiosamente no son los que más ganan sino los que más dinero defraudan, pactan precios, violan las normativas anti-trust o anti-monopolio… Lo peor es que hacen creer a los autores que empiezan que la culpa de que ellos no ganen nada es de las descargas o la piratería (es la excusa comodín perfecta, para sólo mirar la punta del iceberg) y no de una serie de privilegios, donde unos pocos ganan mucho y unos muchos ganan poco o nada.

    Volviendo a los autores e intérpretes. Que venga el artista de turno que cobra más de 100.000 € limpios al año, a llorar por las descargas o peor, a hablar de la pobreza, la dignidad, es un insulto absoluto no sólo a la ciudadanía en sí, a los albañiles, panaderos, sino a cualquiera que trabaje es oficios cuyo esfuerzo es mucho mayor y su sueldo mucho menor.

    Los autores no deben trabajar gratis, pero el seguir pensando que deben volverse millonarios, y que las personas que trabajan en oficios mucho más duros y peligrosos que no ganan ni 700 € al mes, estos primeros piensen que deben ser estos segundos, por alguna obligación moral, a volverlos millonarios, como que es de risa.

    La mayor tomadura de pelo, en este tema no son los autores, sino los intérpretes y ejecutantes. Un intérprete y un ejecutante no crea nada y lo más bonito del caso es que sus derechos son mayores en duración que los de los autores. También curiosamente son los que más se quejan. Hablan de creación, de creatividad y de odio a las copias, cuando ellos vocalmente o instrumentalmente hablando están copiando las obras de otros autores. Algo la verdad increíble.

    El tema es el siguiente, como la mayoría de la ciudadanía no gana 100.000 € al año, no sé porqué los que menos ganan tienen que mantener los privilegios de los que más ganan. Si todos ganásemos 100.000 € pués sinceramente no me importaría muchas de las cosas que pasan en este aspecto, porque no existiría la pobreza en primer lugar, pero como no es lo que pasa, pués…

    Todo esto sin hablar de otros temas relacionados como los que expone el informe de la ONU de la relatora especial para los derechos de acceso a la ciencia y la cultura, Farida Shaheed.

    Salu2