Contratar fibra de 50 o de 300 megas, esa es la cuestión

Contratar fibra de 50 o de 300 megas, esa es la cuestión

Claudio Valero

Las ofertas de fibra óptica se han polarizado en dos velocidades por encima de todo. La modalidad “básica” suele ofrece 50 Mbps y la modalidad “premium” suele contar con 300 Mbps. En la mayor parte de los casos, ambas son simétricas, aunque esto no sucede con todos los operadores. La existencia de estas dos velocidades supone un importante desafío para los usuarios a la hora de elegir. Contratar fibra de 50 o de 300 megas, esa es la cuestión.

La mayoría de operadoras ofrecen modalidades de fibra de 50 o 300 Mbps, con excepciones de algunas que ofrecen modalidades diferentes como los 20 Mbps de Jazztel, los 30 o 120 Mbps de Vodafone y los 500 Mbps de Orange. Lo cierto es que lo que vamos a repasar a continuación, sirve para decidirse entre todas las modalidades, aunque lo hemos centrado en los 50 o 300 Mbps por ser los más “populares”.

¿50 o 300 megas? ¿Qué velocidad debo contratar?

Esa es una de las grandes preguntas de los usuarios a la hora de contratar fibra óptica. A nivel económica, la diferencia de suele estar entre 10 y 15 euros más al mes por el aumento de velocidad. La realidad es que nuestras necesidades y el consumo que hagamos de Internet deberían marcar las pautas de contratación, por encima de ofertas, descuentos y promociones.

300 mbps

Como normal general, el grueso de los usuarios no necesita la conexión de 300 Mbps simétricos para su día a día. Si nuestra actividad se limita a la consulta de Internet, correo electrónico y redes sociales, no debemos pensar ni por un momento en contratar la modalidad más cara y potente. También debemos tener en cuenta los servicios de streaming online de contenidos, como puede ser Netflix o HBO.

Si tenemos acceso a la modalidad HD, el consumo será de un 5 Mbps de nuestra conexión, algo asequible en la mayoría de los casos. Sin embargo, el asunto se complica con los 25 Mbps que consume la modalidad UHD o 4K. Es decir, los 50 Mbps serán suficientes, pero puede que una fibra de 20 o 30 Mbps ande un poco “más justa” si queremos exprimir al máximo alguna de estas modalidades.

Otro asunto importante hace referencia a las descargas P2P y a las descargas directas desde servidores. Los 300 Mbps marcarán la diferencia, pero nos aseguraremos de utilizar servidores de descarga que no limiten el ancho de banda. De nada sirve tener 50 o 300 megas si luego no vamos a poderles sacar todo el partido.

Tampoco podemos dejar de lado el juego online. Aquí, lo realmente importante es la calidad de la conexión y su latencia. Salvo que compartamos la conexión con muchísimos dispositivos que hagan un uso intensivo, la velocidad quedará en segundo plano y primará tener la menor latencia posible. Incluso, puede ser más beneficio contar con una conexión simétrica de 50 megas que una asimétrica de 300 megas.

En resumen, debemos tener muy claro el uso que le vamos a dar a la conexión para saber si vamos a necesitar 50 o 300 megas de fibra óptica. Si no estamos muy seguros, lo mejor será contratar los 50 megas

¿Qué pensáis? ¿50 o 300 megas de fibra?