Microsoft acepta su derrota y deja de vender móviles Lumia en su tienda de EE.UU

La muerte paulatina de los teléfonos con el sello de Lumia ha ido viéndose cada vez más clara en los últimos meses. Sus ventas no superan el 0,5% de los teléfonos móviles vendidos en nuestro país en los últimos meses, y a pesar de los intentos de hacer despegar su sistema operativo, los desarrolladores externos no han apostado en ningún momento por el sistema operativo móvil de Microsoft, Windows 10 Mobile.

A principios de mes, Microsoft dejó de vender los Lumia en Reino Unido, incluyendo algunos que habían sido lanzados este mismo año, como el Lumia 650. Ahora, ha dejado de vender estos teléfonos en la tienda oficial de Estados Unidos, su principal mercado, ya que todos se encuentran sin stock. Este mismo mes habían bajado el precio de los Lumia 950 y 950 XL a 249 y 299 dólares para quitarse de encima el stock, y el precio de los Lumia 550 y 650 estaba rebajado un 50 y un 40%, respectivamente. Sólo queda stock de unos pocos modelos de gama de entrada fabricados por terceros.

microsoft-lumia-cementerio

Por ello, es muy probable que Microsoft no vaya a reponer el stock de estos teléfonos, y centre su futuro en 2017 en un posible Surface Phone, y que ese único modelo sea el único que lancen al mercado, en un movimiento similar a otras marcas que destacan sus únicos terminales de gama alta.

Este Surface Phone vendría con una versión de Windows 10 de escritorio completa, capaz de ejecutar programas x86 de las versiones de escritorio mediante emulación, tal y como Microsoft ha demostrado tras su alianza con Qualcomm para procesadores ARM. Este nuevo teléfono verá la luz muy probablemente en algún momento indeterminado del año que viene, y será la última carta que Microsoft pueda jugar para lanzar un móvil con un sistema operativo propio, por lo que se están tomando con calma este lanzamiento.

2017: la esperanza de Nokia y Microsoft

De esta manera, la aventura de Lumia ha dejado a dos grandes damnificados: Nokia y Microsoft. El primero por fin lanzará teléfonos móviles Android de gama media-alta a partir del próximo año, tal y como lleva demandando el mercado desde hace muchos años. Por otro lado, Microsoft, que es la tercera compañía más valorada a nivel mundial por detrás de Google y Apple, y que actualmente se ha quedado sin teléfonos de gama alta con los que competir contra estas empresas.

Es por ello que 2017 va a suponer jugar la última bala para ambas compañías. Nokia (o HMD, que será quien fabrique los terminales y los presente en el próximo MWC) no tiene otro sistema operativo para equipar en sus teléfonos móviles, mientras que Microsoft ha comprobado que sólo su sistema operativo de escritorio es lo que interesa a sus usuarios por la gran cantidad de programas que hay disponibles para él. Veremos el interés que despierta su posible futuro Surface Phone entre los pocos compradores que consideraron comprar teléfonos con Windows 10 Mobile, y si vuelven a ganar su confianza.