El salto al iPhone 7: ¿es mucho más rápido que el iPhone 6s?

El salto al iPhone 7: ¿es mucho más rápido que el iPhone 6s?

Carlos González

Según la compañía de Cupertino, el nuevo procesador Apple A10 Fusion ofrece una CPU un 40% más potente y una GPU un 50% más capaz respecto al chip de anterior generación, el Apple A9. Ahora bien, es de sobra conocido que estas prestaciones son variables también según el software, y lo que se ha hecho en esta ocasión es comparar su rendimiento en una ronda de aplicaciones. Simplemente, la ejecución de una cadena de apps en dos vueltas, de forma que se pueda ver cómo de rápido es cargando apps, y cómo queda en relación al iPhone 6s de anterior generación, con el chip Apple A9.

Esta prueba es una habitual de todos los años, y en anteriores ocasiones se ha podido ver cómo el iPhone 6s dejaba atrás, con algo de diferencia, a todos sus rivales. La explicación es tan simple como que sea más potente el procesador, o no, iOS 10 está optimizado de tal forma –igual que sus aplicaciones-, que la experiencia de uso es más fluida. Pero en esta ocasión los que se enfrentan son el iPhone 7 y iPhone 6s, ambos actualizados a iOS 10.

El iPhone 7 es más rápido que el iPhone 6s, pero no demasiado

En esta prueba se puede ver cómo ejecutando 14 aplicaciones en serie, algunas nativas y otras de terceros, en iPhone 7 es capaz de completar la primera vuelta en 1:08.85, mientras que el iPhone 6s hace exactamente lo mismo en un tiempo de 1:20.69. Una diferencia de aproximadamente 12 segundos que, evidentemente, marca una distancia considerable entre ambos dispositivos. Ahora bien, en la experiencia de uso no supone un salto excesivamente notable. Y en la segunda vuelta, el iPhone 7 retoma esas aplicaciones de su ejecución en segundo plano en 1:34.80, mientras que el iPhone 6s lo hace en 1:48.42.

Esta segunda vuelta comprende la ejecución inicial y la segunda ejecución manteniendo todas las apps anteriores abiertas en segundo plano. De nuevo es una diferencia de 14 segundos en el total que, como ya comentábamos, no es demasiado amplia. Pero estas mejoras en la CPU del iPhone 7 no tienen que ver únicamente con la velocidad de ejecución de las aplicaciones, sino también con la capacidad de ejecución. Resuelve las mismas tareas que un iPhone 6s en menor tiempo, pero también es capaz de cargar aplicaciones más exigentes.

Por lo tanto, quizá donde se ha dado el mayor salto, con respecto al Apple A10 Fusion, es en el campo de la carga de gráficos. Su GPU, como comentábamos al principio, ofrece un rendimiento un 50% superior. Y esto quiere decir que puede cargar texturas más pesadas y mecánicas más exigentes, todo ello manteniendo una tasa de frames por segundo más elevada y estable. Pero volvemos al mismo punto del principio, que es la experiencia de uso. Y a medida que se vayan desarrollando nuevas aplicaciones, adaptadas al iPhone 7 y iOS 10, quizá el iPhone 6s quede algo más atrás en términos de rendimiento, pero por el momento las distancias no son demasiadas.

Quizá también te pueda interesar…