¿Es necesario instalar un antivirus en Windows 10?

¿Es necesario instalar un antivirus en Windows 10?

Carlos González

El mito de que los ordenadores Mac no necesitan antivirus lleva años en el mundo de la informática y es completamente falso. Sin embargo, al otro lado siempre se ha admitido que Windows requiere de antivirus para lidiar con las amenazas en términos de seguridad informática, y esta afirmación es cada vez menos cierta. Pero sencillamente porque Windows Defenderque viene preinstalado en Windows 10- ha mejorado hasta un punto destacable. Pero, entonces ¿sigue siendo necesario instalar un antivirus?

Microsoft ha planteado con Windows Defender una herramienta dedicada a la seguridad informática que trata de eliminar las dependencias con respecto al software especializado. Es decir, un sustituto de los antivirus tradicionales. Y lo ha hecho apostando por un formato simple, en el que el usuario no tiene que preocuparse por configurar absolutamente, revisar ningún tipo de alerta, y todo funciona bien sin afectar en exceso al rendimiento de sus dispositivos.

antivirus windows defender en windows 10

El antivirus de Windows 10, al detalle

Los expertos de AV-TEST someten a Windows Defender a pruebas periódicas, junto a otras muchas soluciones de seguridad informática, y en los últimos meses se han topado con una mejora exponencial del antivirus de Windows 10. En sus pruebas examinan la efectividad del antivirus contra amenazas reales de diferentes tipos, el impacto que supone para el rendimiento del sistema en que funciona, y la utilidad real de la solución antimalware. Y en estas pruebas hay un desglose detallado en que se explica cada punto.

Protección

Con respecto a la protección, el primer punto contempla la protección contra ataques de día 0 de Internet y la detección de los malware más extendidos y frecuentes del último mes. Y en este primer punto, destacan que el 97,3% de los ataques de día 0 son ‘defendidos’ de forma satisfactoria, mientras que Windows Defender es capaz de actuar correctamente contra el 99,3% de las amenazas de malware más recientes. Es decir, que en estos términos está poco por debajo –el primero- y poco por encima –del segundo- con respecto del promedio de la industria, el resto de antivirus.

Carga del sistema

En el apartado de carga del sistema su puntuación es aún mayor. Sólo un 10% de ralentización en las 40 webs más visitadas, un 1% en descargas y un 17% en software estándar. Valores muy reducidos, y penalizados únicamente por un 39% al instalar programas frecuentes, aunque el promedio es de un 26%. Al copiar archivos, sin embargo, volvemos a encontrarnos con un 1% de ralentización frente a un 16% del promedio. En definitiva, todos estos datos quieren decir que el impacto negativo sobre el rendimiento del ordenador, provocado por Windows Defender, es notablemente inferior respecto a la media de las soluciones antivirus con las que compite. Si bien no es tan seguro como algunos de sus rivales, sí es cierto que su carga en el sistema supone muy poco esfuerzo, lo que beneficia en su puntuación global como antivirus.

Utilidad

Otro de los puntos que destacan es que no produce falsas alarmas para el usuario cuando se navega por Internet. En sus pruebas más recientes, con más de 1,3 millones de programas, únicamente produjo una detección errónea de malware en el escáner de software seguro, mientras que el promedio es de 6 falsos positivos. Y en una última prueba, que mide cuántos bloqueos erróneos se han producido al instalar software seguro, de nuevo Windows Defender no produjo ningún tipo de problema.

Entonces ¿necesitamos un antivirus adicional en Windows 10?

Para la máxima protección del ordenador, según los expertos en soluciones de seguridad informática, sí necesitaríamos un antivirus adicional. Según su ránking más reciente, las soluciones más convenientes por su puntuación global son AVG Internet Security 2016, Kaspersky Lab Internet Security 2016, Norton Security 2016 y Trend Micro Internet Security 2016. Estas anteriores son las que han conseguido la mayor puntuación entre todos los antivirus probados, y con una diferencia considerable respecto a Windows Defender.

Es decir, que este análisis sirve para ver que sí, hay antivirus más potentes que Windows Defender, pero actualmente Microsoft ofrece una solución antimalware bastante sólida de forma gratuita y preinstalada. Se puede perfectamente ‘vivir con Windows Defender’ y mantener un sistema protegido contra prácticamente cualquier tipo de amenaza, pero sigue sin ser la solución más segura de todas y conveniente para el rendimiento del ordenador, sobre todo si no hacemos una buena configuración de Windows Defender. Pero según este avance por parte de la compañía de Redmond, es muy previsible que Windows Defender siga creciendo hasta posicionarse como una solución antivirus suficiente para utilizar un ordenador con Windows 10 sin antivirus.

No obstante, si eres de los que prefiere usar su propia herramienta de seguridad, estos son los pasos a seguir para desactivar el antivirus de Windows 10 y dejar nuestro equipo protegido únicamente con el antivirus que hayamos elegido.