¿Recuerdas el iPod? Pues el iPhone 7 marcará otro antes y después en la música

En varias ocasiones, expertos y no expertos, han lamentado la ausencia de Steve Jobs en las filas de la manzana mordida. Se relaciona la falta de innovación con el liderazgo de Tim Cook, y se recuerdan con nostalgia las presentaciones del iPod original, el primer iPhone y la primera tableta. Pero si estos productos fueron revolucionarios, ahora se empieza a mirar al iPhone 7 como una continuación de la ‘filosofía de Steve Jobs’, y curiosamente retomando la importancia de la música… o el sonido.

Para quien no lo recuerde, el iPod original llegó el 23 de octubre de 2001 con la presentación oficial a cargo de Steve Jobs. Y este dispositivo no fue sino una respuesta a la revolución musical que supuso en aquellos tiempos Napster, ahora a la sombra de Spotify y sus similares, y para resolver la carencia de los Mac para la reproducción de música en formato MP3. El primero de ellos contaba con un disco duro y fue el origen de las dependencias con iTunes.

La historia de Apple, la música y los iPod se repite con el iPhone 7

Aquella revolución de la música dejó a Apple en fuera de juego durante un año, pero a finales de 2001 el iPod ‘lo cambió todo’ y fue otro de los bombazos de la firma de Cupertino. Pero, ¿por qué fue tal el éxito del iPod? Vamos con ello.

Las razones del éxito del iPod en 2001

Durante la presentación del iPod original, hace casi 15 años, Steve Jobs arrancaba su discurso recordando que ‘la música forma parte de la vida de todos’, luego es evidente que el mercado para este tipo de dispositivos es realmente amplio. Y otra cuestión interesante que señalaba en aquella presentación es que no había un líder definido en el mercado de la música digital. ¿Qué venía el iPod a proponer en ese contexto? Según las propias palabras de Steve Jobs, ‘un reproductor MP3 con la calidad de audio de un CD’. Porque, como él mismo explicaba durante esta presentación, en aquel momento había diferentes tipos de dispositivos para la reproducción de música en formato portátil, y lo cierto es que nadie había combinado aún lo mejor del CD en términos de calidad de audio con lo mejor del MP3, que por aquel entonces era la relación precio/canción teniendo en cuenta la capacidad de almacenamiento. Por lo tanto, lo que allí se expuso es que, básicamente, el iPod rompía con todo lo anterior ofreciendo alta capacidad de almacenamiento interno con su disco duro para albergar 1.000 canciones y, al mismo tiempo, una alta calidad de audio.

Pero evidentemente esos no fueron los únicos puntos clave, sino también abrirse al concepto multiplataforma dando soporte a usuarios con ordenadores Windows. Algo que se ofreció gracias a iTunes. Y por otro lado, el apoyo de discográficas para un proyecto que, aunque cerrado a los formatos ajenos a iTunes, permitía la compra individual de canciones de prácticamente todos los artistas de cualquier género.

El iPhone 7 es el ‘nuevo iPod’ de Apple, por varios motivos

Genial, pero ¿qué tiene que ver el iPod original con el nuevo iPhone 7? Resulta que a Apple le fascina recorrer su historia y rehacerse sobre sus propios pasos, y en el evento de presentación del iPhone 7, prácticamente, el iPod cumplirá 15 años de vida. Esta fecha tan señalada coincide con algunos pasos recientes que Apple ha dado en el campo de la música. Nada menos que comprando Beats. Y la compra de Beats engloba varios puntos, pero algunos de los más importantes son la relación con discográficas y artistas, la fabricación de hardware dedicado al sonido y, ¡sorpresa! una plataforma dedicada a la música portátil, que ya se está utilizando bajo Apple Music. Por lo tanto, tenemos las piezas necesarias para un puzzle que permitiría repetir a pies juntillas la revolución del iPod, pero evidentemente introduciendo nuevos elementos correspondientes a los tiempos que corren, porque relanzar lo mismo que hace 15 años no sería en absoluto una innovación.

iphone 7

Apple volverá a la innovación con la ‘nueva revolución de la música digital’

Ahora mismo está Spotify a la cabeza de la música en streaming, pero hay otros partícipes de este mercado y son, entre otros, desde Google Play Music hasta TIDAL, y evidentemente pasando por la propia firma de Cupertino con Apple Music. Como Steve Jobs explicaba hace 15 años, ‘la música forma parte de la vida de todos’, algo que no ha cambiado, aunque sí el formato de reproducción y, sobre todo, de adquisición. La música digital ha evolucionado, la música portátil también, pero, ¿hay un líder definido en este mercado? Sí, y no. Spotify tiene la mayor base de usuarios y, sin embargo, TIDAL tiene la mejor calidad en este segmento con el formato Hi-Res. Una apuesta por un mayor bitrate que, sin embargo, para la mayoría de los usuarios se ve castigada porque el hardware no acompaña. Ya sea el propio dispositivo, o ya sean los auriculares y altavoces.

Aquí es donde está la clave del asunto, y según los pasos que está dando Apple, y las filtraciones que hay hasta el momento, se plantea una nueva revolución en la música protagonizada por Apple con su iPhone 7. El cambio del sonido digital al analógico, como nos explican en MovilZona con todo lujo de detalles, y a continuación voy a desarrollar yo también.

La muerte del minijack de 3,5 mm es fundamental para Apple y el iPhone 7

En términos de diseño, abandonar el minijack de 3,5 mm es crucial para poder fabricar un iPhone 7 más delgado. Y aquí hay un obstáculo, que son las pantallas IPS LCD que cuentan con una capa de retroiluminación que fuerza a la construcción de un dispositivo más grueso. ¿La solución? Montar en este dispositivo un panel OLED de grosor más reducido que concuerde con las posibilidades que permite dejar el minijack de 3,5 milímetros para los anales de la historia del diseño en Apple.

De acuerdo, entonces, con que según las filtraciones estos dos cambios permitirán a la firma de Cupertino un iPhone más delgado, y evidentemente también juega un papel protagonista un proceso de fabricación alternativo para el microprocesador, que probablemente pasará a los 10 nanómetros, o similar. Con todo esto ya tenemos una importante mejora en rendimiento y diseño, y queda más ‘hueco libre’ en el interior del iPhone 7 para introducir una batería de mayor capacidad, que si mejora en su densidad también garantizará más autonomía. Por lo tanto, todos estos elementos ya están adelantando algunas de las claves en la innovación del iPhone 7, pero si miramos a sus competidores no es más que una evolución lógica, pero no algo revolucionario.

La verdadera revolución del iPhone 7

Otro punto que va a permitir el abandono del minijack de 3,5 milímetros es, como comentaban en MovilZona, pasar del sonido analógico al digital, es decir, abandonar definitivamente las dependencias analógicas y lo que eso supone en la conversión de la señal de audio. Y en este proceso de conversión el dispositivo clave es el DAC -Digital to Analog Converter-, que en todos los teléfonos inteligentes actuales se encarga de transformar la señal digital en analógica. Sí, este componente también ocupa algo de espacio en el interior del dispositivo, pero el factor clave es que es determinante para la calidad del audio.

Por lo tanto, ¿qué quiere decir esto? Que aunque a un iPhone 6s, o cualquier teléfono inteligente, le conectes auriculares de 10 ó 1.000 euros, siempre vas a tener ciertas limitaciones por las prestaciones del DAC del dispositivo. Lo mismo con los altavoces, puesto que la señal sale ya convertida desde el minijack 3.5 milímetros. ¿Qué pasa si nos ‘cargamos’ el DAC? Que sale del dispositivo, a través del conector Lightning una señal digital ‘pura’, y la conversión la hacemos fuera de él, con el DAC que incluyan nuestros altavoces o auriculares. Y sí, en este punto puede hacer cambios drásticos en la calidad de sonido en función del DAC que incorpore nuestro sistema de sonido.

Pero en este contexto, por lo tanto, tenemos una importante revolución en la que se crean otras ‘dependencias’. ¿Cómo exprimo la calidad de sonido de mi iPhone 7 recién estrenado? Sí, con los equipos Beats que estarían adaptados a esto desde su lanzamiento, y además con Apple Music que contaría también con formatos Hi-Res para prestarte un nivel de calidad de audio superior a sus rivales, o por lo menos a la altura de TIDAL. Es decir, simplemente abandonando el minijack de 3,5 milímetros, de repente Apple puede crear un nuevo ‘entorno’ dentro del mercado de la música digital. Con su propia plataforma de software –Apple Music-, su hardware de reproducción –equipos Beats- y una brecha temporal en la que aún no habrá respondido su competencia.

Artículo de opinión de Carlos González

Quizá también te pueda interesar…