¿Volveremos al cine?

¿Volveremos al cine?

Carlos González

‘La gente no va al cine’Mentira. En el primer fin de semana, Ocho apellidos catalanes consiguió recaudar 8 millones de euros según su distribuidora, Universal, y 7,6 millones según las cifras de Rentrak. Y Star Wars, por su parte, consiguió 100.000 espectadores menos el primer fin de semana, pero una recaudación que alcanza los 8,4 millones de euros. Evidentemente, la gente sí va al cine.

Hay quien ha criticado que el hecho de que la gente no vaya al cine es culpa de la ‘Industria’ por no ofrecer producciones que motiven al espectador a sacar la cartera. Es una afirmación desafortunada según de quién venga, pero los datos de taquilla reflejan que cuando hay un buen título, la gente va al cine. Luego, disculpen señores productores y demás partícipes del sector, pero la fría estadística da la razón a esta cruda crítica. Ahora bien, no es el único factor.

Tenemos por otro lado los precios, y tomando un tono algo más personal recordaré que ‘hace unos años’ -menos de seis- pagaba 5 euros por entrada cualquier día, y sólo por ser socio de mi cine más cercano, lo cual no me costaba un céntimo, más allá de sacrificar la bandeja de SPAM de mi correo electrónico en pro de mi descuento por entradas. Ahora, en el mismo cine pago 10,82 euros por entrada. Si mis cálculos no funcionan, juraría que estamos hablando de más del doble.

por-fin-llega-el-trailer-de-ocho-apellidos-catalanes

El precio y la competencia. Por qué ‘no voy al cine’

El retraso desde el estreno en cines hasta el lanzamiento en formato físico, es decir, DVD o Blu-Ray, se ha convertido en el mismo retraso hasta las plataformas de streaming. Es decir, que tengo que esperar el mismo tiempo que esperaba, pero ahora veo estos contenidos en Netflix, Wuaki, Filmin y similares. Y la diferencia es que la tendencia del consumo de cine en casa está tomando la misma postura que el ‘cine en el cine‘.

A qué me refiero. A que estamos volviendo al concepto videoclub. Sí, siempre se ha podido comprar o alquilar una película, pero tomando el cine como referencia, la idea el alquiler. Es decir, que un estreno en cine no se ‘compra’, sino que se alquila. Y en las plataformas de streaming, exactamente igual, aunque tenemos la opción de comprar el título en formato digital.

A lo que quería llegar es a la comparación entre los 10 euros del cine y la cuota de 7,99 euros de Netflix. Y hablo de Netflix por tomar una referencia, pero los hay similares. Un solo pago y tengo acceso a todo el catálogo de contenidos: series, películas y documentales. ¿En el cine? Usar y tirar, y por 2,83 euros más en un único día, unas horas.

Por lo tanto, sí, me merece ‘la pena’ esperar. O más bien el dinero.

Y otro factor clave es la experiencia en término de imagen y sonido. Las salas de exhibición siempre han sido el mejor sitio para ver una película, tanto por las dimensiones de la pantalla como por el sonido envolvente y rico a todos los niveles. Pero, vaya, resulta que los paneles de incluso 50 ó 60 pulgadas cada vez son más baratos, y me sirven para ver la televisión, para ver películas, para ver series, absolutamente para todo. Es decir, cada vez es más fácil -por dinero- tener una excelente pantalla en casa. Y quizá sea el sonido el punto donde más podemos ‘envidiar al cine en términos de calidad. Pero resulta que también tenemos barras de sonido que, por un modesto precio, nos ofrecen un 5 a 1 envolvente que, aunque no es el cine, sigue mereciendo la pena. O el dinero.

gastos

¿Volveremos al cine?

Volvemos de nuevo al punto inicial, a lo singular de que cuando hay una buena película, vamos al cine. En cualquier caso, lo que debemos recordar es que el cine es un gasto ocioso, y los españoles tenemos este gasto en un tercer puesto, incluso por encima de la telefonía e Internet, las escapadas a un restaurante… Es decir, estamos dispuestos en gastar en ocio y cultura, pero parece que nos está faltando motivación.

Lo que demuestran los datos que dábamos al principio, y después de haber explicado todo esto, es que el cine no merece nuestros 10,82 euros, pero sí merecían nuestros 5 euros. Los consumidores, con datos de taquilla como estos, están dejando claro a ‘la Industria’ que los precios son demasiado altos. Y es algo que ha quedado también demostrado en las varias Fiestas del Cine, salvo en la primera edición de este año, que por fechas y cartelera no tuvo el éxito y la acogida de ediciones anteriores.