Bruselas estudia prohibir las redes sociales a menores de 16 años sin permiso paterno

Las redes sociales son sin duda uno de los servicios más utilizados día a día en Internet. Poder conocer qué les ha ocurrido a familiares y amigos, estar contacto con ellos o conversar con personas que no conoces han propiciado que las barreras de la comunicación en todo el mundo queden totalmente derribadas. Ahora, la Unión Europea quiere incidir en los peligros de un uso no adecuado de las mismas y para ello estudia una normativa que prohibiría su utilización por parte de los menores de 16 años que no cuenten con permiso paterno.

Aunque el potencial de las redes sociales está fuera de toda duda, estas plataformas también esconden peligros para los más pequeños de la casa y por desgracia ya hemos sido testigos de casos de engaños, estafas o coacciones que usaban como herramienta las aplicaciones como Facebook, Twitter o Instagram. Y las últimas propuestas que plantea la Unión Europea hablan de declarar ilegal el uso de estos servicios a los ciudadanos europeos menores de 16 años.

La prohibición, que podría ver la luz verde el próximo martes, no quedaría limitada realmente a las redes sociales, ya que el acceso al correo electrónico o la descarga de aplicaciones, también se verían afectados por esta nueva restricción que podría implantarse en los próximos meses.

Desde la industria tecnológica ya han surgido muchas voces discordantes ya que el impacto económico que podría acarrear esta prohibición tendría consecuencias muy serias para el sector. Alexander Whalen, directivo del grupo Digital Europe afirma que prohibir el uso de estos servicios a un adolescente de 15 años sin consentimiento de sus padres es “ilógico”.

niños

¿Redes sociales y e-mail prohibido para adolescentes de 15 años?

Además, prohibir el uso de las redes sociales en la práctica será prácticamente imposible por lo que desde las compañías denuncian que los menores que ronden los 13,14 o 15 años mentirían sobre sus edades a la hora de crear perfiles y cuentas de usuario en los servicios online como las redes sociales, provocándose errores con peores consecuencias en el futuro, además de la merma económica para anunciantes y empresas.

De momento, el Parlamento Europeo deberá seguir estudiando la propuesta con los países miembros de la Unión Europea, pero todo hace presagiar que la normativa planteada tendrá que ser perfilada para conseguir un consenso de los estados miembros enfocado a una implantación sin contratiempos y realmente efectiva sobre los adolescentes europeos.

¿Creéis que serviría de algo prohibir el uso de redes sociales a menores de 16 años?