Blinda la seguridad de tu cuenta de Gmail en cinco pasos

Software

Gmail es el servicio de correo más utilizado del mundo y desde su lanzamiento ha convencido a millones de usuarios. Su gran popularidad también lo convierte en el blanco perfecto de cibercriminales, estafas y problemas de seguridad. Por ello, te contamos los cinco pasos que debes seguir para blindar tu cuenta de Gmail y asegurar bajo llave tu correo electrónico.

Hoy en día utilizamos el correo electrónico para todo, siendo una de las principales forma de comunicación junto con la mensajería instantánea. Su éxito también ha traído cosas malas, véase el SPAM, el phishing, correos con malware y un largo etcétera de problemas que nos podemos encontrar a diario. Controlar la seguridad de nuestra cuenta es clave para evitar al máximo la probabilidad de vernos involucrados en hackeos y demás.

Comprueba la actividad de tu cuenta

En la parte inferior derecha de la web de Gmail podemos leer el texto “Última actividad de la cuenta: hace X minutos. Información detallada”. Pinchando en “Información detallada” accederemos a un registro de accesos a la cuenta de Gmail indicando algunos datos que nos pueden ser de utilidad para verificar si hemos tenido accesos no deseados a la misma.

actividad-cuenta-gmail

Al pinchar se abrirá una nueva ventana que muestra toda esta información bajo el título “Actividad de esta cuenta”. La primera columna nos indica el tipo de acceso que se ha realizado, ya sea navegador, móvil, POP3, etc. En la segunda columna nos encontramos con la dirección IP y país desde donde se está accediendo. Por último, la tercera columna nos muestra la fecha y la hora del acceso. En la parte superior del listado encontramos el botón “Cerrar todas las demás sesiones abiertas en la Web”, que podremos usar para cerrar otras sesiones.

La parte inferior nos indica “Preferencia de alertas: Mostrar una alerta por actividad inusual. Cambiar”. Las dos opciones que podemos elegir aquí son: Mostrar una alerta por actividad inusual o No mostrar nunca alertas por actividades no habituales. Evidentemente, es recomendable dejar marcada la primera opción y recibiremos una alerta en caso de registrarse un acceso “extraño”.

Cifra tus correos

El pasado mes de noviembre nos hacíamos eco de la nueva alerta que iba a comenzar a mostrar Google cuando recibamos un correo de una conexión que no esté cifrada. Entre 2013 y 2015, el número de correos cifrados recibidos de cuentas que no pertenecen a Gmail se ha incrementando del 33% al 61%. Recordemos que el 100% de los correos enviados entre usuarios Gmail están cifrados.

apertura-envio-archivos-cifrado

Si queremos añadir una capa más de seguridad, podemos cifrar nuestros correos utilizando para ello algunas extensiones de Google Chrome. Mailvelope es una de las más populares añadiendo cifrado extremo-a-extremo e integrándose de forma sencilla en Gmail. Otra opción es Criptext for Gmail. Por último, si queremos controlar al máximo los emails enviados podemos hacer que se autodestruyan automáticamente con extensiones como Dmail.

Activa la autenticación en dos pasos

Este es un paso imprescindible en cualquier servicio que tenga autenticación en dos pasos. Esta capa adicional de seguridad hace que una vez hayamos introducido la contraseña de acceso al servicio, en este caso Gmail, tengamos que introducir un código único y aleatorio que se genera o envía a nuestro teléfono móvil. Google nos explica el funcionamiento de este sistema en el siguiente vídeo:

Para activarlo, accederemos a Mi cuenta de Google a través de este enlace. En el apartado “Inicio de sesión y seguridad” entraremos en la opción “Inicio de sesión en Google”. Ahí activaremos la verificación en dos pasos siguiendo las indicaciones que nos irán ofreciendo.

Accede con el modo de incógnito

Aunque hoy en día llevamos con nosotros en todo momento el teléfono móvil desde el que solemos comprobar el correo electrónico, es posible que tengamos que acceder desde algún ordenador público o al menos, que no es el nuestro (una biblioteca, una cafetería o la casa de un amigo). Si no tenemos más remedio que acceder en uno de estos lugares, lo mejor es hacerlo utilizando el modo incognito de Google.

Es muy fácil de acceder, basta con pulsar en Archivo y Nueva ventana de Incógnito. Las ventajas de utilizar este modo para revisar nuestra cuenta de Gmail, o cualquier otra, desde un ordenador que no sea el nuestro, son múltiples. Pese a ello, existe una razón principal para usar este modo y no es otra que el hecho de que se desconecta de todos los servicios a los que hayamos accedido con sólo cerrar la ventana del navegador.

La importancia de la contraseña

Solemos insistir mucho en el tema de las contraseñas y su importancia pero es que son la forma más efectiva para proteger nuestras cuentas. Existen algunas reglas de oro para elegir una contraseña e incluso os hemos contado en alguna ocasión los 10 mandamientos que debemos seguir para crear una contraseña segura.

apertura-contrasenas

Además de todo esto, es importante cambiarla de forma regular y no utilizar la misma para todos los servicios en que nos registramos. Esto es especialmente importante en el caso de la cuenta de Gmail, ya que si nos roban la contraseña podrán recuperar la de otros servicios con la opción “He olvidado mi contraseña” con la que se envía una nueva a la dirección de correo electrónico registrada.

Quizá te interese…

¿Planea Google cerrar Gmail pronto y cambiarlo por Inbox?

Cómo recibir los mensajes de todas tus cuentas de Gmail en una sola bandeja

Atajos de teclado para sacar el máximo partido a Gmail

Escrito por Claudio Valero

Fuente > ADSLZone

Vía > makeuseof

Continúa leyendo
Comentarios
1 comentario
  1. Anónimo
    Usuario no registrado
    04 Dic, 15 10:35 am

    “Cifra tus correos”

    Google habla del cifrado de la conexión entre servidor origen y destino, como cuando nos conectamos a una página por https. Vosotros habláis de cifrar el contenido del correo como cuando usas GPG. Tal como lo pusísteis parece que es el mismo cifrado y puede que alguien se lie.