Desmintiendo mitos: Apple no se creó en un garaje

Actualidad

Uno de los grandes mitos de la historia de la informática está relacionado con Apple y el garaje donde Jobs y Wozniak habrían inventado su primer ordenador. Precisamente, este último se ha encargado de desmentir de una vez por todas la leyenda que acompaña a la firma de la manzana mordida: Apple no se creó en un garaje.

Así es como lo ha confirmado el otro Steve, Wozniak, durante la charla que ha dado a empresarios y estudiantes en la escuela de Negocios IMPACT Business School perteneciente a la Universidad Europea en Alcobendas con motivo de su presentación.Durante esta charla, el cofundador junto con Steve Jobs de la mayor empresa del mundo, se ha mostrado muy cercano e incluso gracioso en algunos momentos mientras contaba sus inicios en este mundo y alguna de las hazañas vividas junto con Jobs.

apertura-wozniak

Wozniak, que comenzó como hobby a construir su primer ordenador cuando nadie aún tenía ningún ordenador en casa, ya que los únicos que existían en esos tiempos eran grandes máquinas que ocupaban toda una habitación y que costaban más que algunas casas, ha contado que después de muchos años de trabajo presentó su primer ordenador a Hewlett Packard, la empresa donde trabajaba en aquella época como ingeniero y se le rechazaron a la primera de cambio.

En ese momento fue cuando conoció a su tocayo Jobs y tras enseñarle lo que había sido capaz de hacer, decidió dejar su trabajo en HP y fundar Apple junto con su amigo. Comenzaron a trabajar juntos, pero según afirma nada más lejos de la realidad que utilizásemos un garaje para diseñar nuevos productos. Cada uno trabajaba desde su habitación en la parte del negocio que le correspondía, agarrándose a cualquier cosa para ahorrar y a la vez poder ganar un dinero.

Apple I

Lo que Wozniak tenía en la cabeza era ofrecer la posibilidad a todo el mundo de que pudiera construir su propio ordenador por unos 300 dólares, algo en lo que ni siquiera estaba pensando Jobs, que era más partidario de construir una parte de un ordenador por 20 dólares para después venderlas a 30 dólares. Desde ese momento ya se podía ver como uno tenía en su cabeza el negocio y el otro la parte más inventora.

Apple I, el primer ordenador de Apple

Después de un tiempo trabajando los dos Steve codo con codo, apareció el Apple I, el primer ordenador en llevar el nombre de la manzana mordida y que hace que se caiga otro mito, pues según explica el propio Wozniak, no fue un ordenador en sí, sino la adaptación de algo que ya había hecho antes ya que eran piezas que se compraban por separado para montar un ordenador y que nunca se produjo a gran escala. Por lo tanto, el primer ordenador que consiguió venderse a escala fue el Apple II, que salto hasta los 48k de memoria RAM y ya sí que se trababa de un ordenador completo y que ya incluía gráficos de alta resolución, color, sonido y un lenguaje de programación sencillo.
Apple II

Fue el momento en el que los dos amigos comenzaron a ganar dinero, pero una vez lo tuvieron, según indica Wozniak, la personalidad de su amigo Jobs comenzó a cambiar superponiendo la ética de los negocios sobre la personal y de ahí que poco después decidiese abandonar la compañía. El inventor Steve Wozniak actualmente se dedica a impartir charlas y aunque reconoce que no ha creado ningún nuevo dispositivo, confiesa que no deja de usar todos aquellos que están a su alcance.

Quizás te interese…

El coche autónomo de Apple llegará en 2019

Fin del periodo de prueba gratuito de Apple Music, aprende a cancelar la suscripción

Un grave error de última hora hace que el Apple Watch se quede sin watchOS 2

Escrito por Roberto Adeva

Fuente > El País

Continúa leyendo
Comentarios
2 comentarios
  1. agussm 07 Oct, 15 1:19 pm

    Es repugnante la obsesión que tenéis con apple, intentáis convertir todo en negativo, cuando simplemente es historia, no entiendo porque a todo tenéis que darle la vuelta para decir lo mala que es apple

    1. Nova6K0 07 Oct, 15 1:44 pm

      Porque son mitos que Apple o Microsoft naciesen en garajes. Y por tanto que no es esa historia tan bonita de lucha para llegar a donde llegaron, o que al menos no les fue tan difícil como muchos creen.

      De la misma forma que hay cantantes, por ejemplo que no estarían donde están si no fuese por las empresas que tienen detrás.

      Salu2