La propia pantalla como batería solar, ese es el futuro de los smartphone

La propia pantalla como batería solar, ese es el futuro de los smartphone

Carlos González

Si no lo sabías ya, apunta: hay una lámina de vidrio sobre el LCD de tu móvil. Sí, la pantalla de tu teléfono inteligente se parece a una cebolla, por aquello de que ambas tienen capas. Pues bien, resulta que un grupo de investigadores japoneses quiere sustituir esta capa de vidrio protectora por algo infinitamente más útil para ti, nada más y nada menos que una pantalla-batería transparente que se carga a la luz del Sol. Agárrate, que esto es interesante.

Si queremos ser un poco aguafiestas tendremos que recordar que decenas de proyectos similares están en progreso y, por el momento, las baterías de los teléfonos inteligentes y las tabletas siguen sin apenas cambios interesantes desde hace ya demasiados años. Y ahora, dejando esa negatividad apartada a un lado –quizá luego la retomemos-, nos centramos de lleno en esta interesante evolución para las baterías. Básicamente introduciremos la cuestión simplificando todo a la mínima expresión; si eres algo vago, todo esto va de unir la pantalla y la batería en una pieza.

pantalla bateria transparente smartphone

Este descubrimiento viene de parte de un grupo de investigadores japoneses, que han diseñado una batería de litio transparente que, otro dato importante, no requiere una célula independiente para cargarse al Sol. Luego, ¿qué tenemos? Una nueva pieza de hardware que sustituye a la lámina de vidrio que actualmente protege el LCD de tu teléfono inteligente, y que actúa como batería… y se puede cargar mientras vamos por la calle con el terminal en la mano, y durante su uso regular.

Este importante salto tecnológico se debe a una optimización en el tamaño de los electrones, lo que permite que la luz pase a través de ellos sin problema alguno. Y sin duda, su implementación en los procesos de fabricación en masa sería más que interesante para los consumidores, que como decíamos antes llevan años sin recibir apenas cambios en las baterías. Por otra parte, no podemos olvidar que esto supondría también el adelgazamiento de teléfonos inteligentes y tabletas, dado que nos quitamos de un plumazo uno de los componentes que se montan actualmente.