El Bluray 4K tiene fecha: ¿fiasco, o revivirá el formato físico?

El Bluray 4K tiene fecha: ¿fiasco, o revivirá el formato físico?

Carlos González

El formato físico no pasa por sus mejores días, y hablamos en estos términos de venta de música y películas en CD, DVD y Bluray. Ahora bien, la apuesta por la reproducción óptica sigue su curso, y el Bluray 4K ya tiene preparado su lanzamiento con fecha señalada en el calendario. La cuestión, cuando se acerca el cambio generacional es inevitable: ¿será un fiasco, o una nueva oportunidad?

Han convivido DVD y Bluray durante los ya 9 años del formato más moderno, y lo cierto es que las ventas del primero no han quedado a la sombra del Bluray. El no-éxito del Bluray puede atribuirse a los precios, no sólo del disco en sí, sino también de los reproductores… o a la penetración de los soportes digitales… Podríamos encontrar mil y un motivos que justifiquen unas ventas de las que, aunque de gran volumen, no darían valor a nadie para presumir de forma pública.

apertura-bluray-4k

Lo que ofrece esta nueva generación de discos, el Bluray 4K, es la posibilidad de dar a los consumidores contenido de alto rango dinámico (HDR), alta tasa de fotogramas (HFR) y, cómo no, la resolución 4K con 3840 x 2160 píxeles, toda una delicia en cualquiera de los casos para el disfrute de nuestra vista. Y la capacidad de almacenamiento, así como las características en el campo velocidad de lectura/grabación son otro punto que cabe destacarse.

Los primeros Bluray 4K llegarán durante la Navidad de 2015.

Sí, el Bluray 4K tiene una ventana hacia el éxito

Las ventas pueden ser reducidas si se vuelve a repetir la estrategia de precios de discos y reproductores del Bluray estándar, pero hay una baza para esta generación de formato físico. Aunque podemos disfrutar de estas calidades y características en el formato digital, una de las claves está en la velocidad de Internet. Sí, no se puede negar.

Actualmente las plataformas de streaming sirven vídeo en HD (1280 x 720 píxeles), Full HD (1920 x 1080 píxeles) y, en algunos casos, también en 4K. Ahora bien, aunque contásemos con el hardware necesario para disfrutar de esta resolución de vídeo, lo que será también un requisito para el formato físico, el problema es que la conexión a Internet que necesitamos para reproducir vídeo 4K en streaming, o descargar una película comprada… está lejos del alcance de muchos usuarios. Estos, si los precios no son abusivos, probablemente sí se piensen comprar.