Se dispara el coste del establecimiento de llamada

El establecimiento de llamada, ese coste difícil de explicar, cada vez es más alto. Los últimos movimientos de los operadores, tanto virtuales como con red propia, han situado esta tasa incluso en ¡24 céntimos! por llamada. Algunos ven detrás una campaña orquestada para forzar a la contratación de bonos de llamadas, una característica de tarifas más caras.

A finales de año ya nos echábamos las manos a la cabeza con el establecimiento de llamada al que catalogamos de “tarifa intocable de los operadores móviles”. El tiempo pasa y este coste sigue aumentando y sin visos de desaparecer. Ya en el año 2007 se advirtió que teníamos el coste de establecimiento de llamada más caro de Europa (entonces 17,4 céntimos) y no queremos pensar en cómo estará la cosa actualmente con los últimos cambios del mercado.

apertura-establecimiento

Movistar y Vodafone, casi de forma simultánea, elevaron el precio de esta tasa ineludible hasta los 20 céntimos. Este aumento de precio hacía que todas las llamadas pasarán a costar casi 2 céntimos más de manera fija, elevando el beneficio de los operadores y atacando directamente al bolsillo del cliente. En aquel momento se acusó a ambos operadores de pactar precios pero la cosa parece que no va por ahí. Ahora ha sido Euskaltel, una operadora móvil virtual, la que ha disparado el precio del establecimiento de llamada hasta los 24 céntimos.

Llamadas por minuto a precio de oro

Todos estos cambios hacen que las llamadas salgan a precio de oro para los que tengan tarifas por minutos. Da igual que tengamos una de las famosas tarifas a 0 céntimos, que por cierto tienen bastantes límites ocultos, siempre pagaremos un fijo aunque la llamada dure un segundo. Por ahora, Euskaltel es la única OMV en subirse al carro del aumento de precio del establecimiento pero deja abierto el camino a que otras lo hagan próximamente.

Dinero

¿Forzar a contratar bonos de llamadas?

Algunos temen que el aumento de precio esté relacionado directamente con la búsqueda, por parte de las operadoras, de una mayor contratación de bonos de llamadas o de tarifas más caras con minutos incluidos. Es cierto que si el coste del establecimiento es muy alto, resulta poco interesante la contratación de una tarifa por minutos salvo en casos muy concretos.

¿Qué os parece la subida de precio del establecimiento de llamada? ¿Qué pretenden las operadoras con este aumento de coste fijo?