¿Pueden servir los portales cerrados por piratería para educar contra la misma?

Durante estos últimos años la Unidad Policial de la Propiedad Intelectual, también conocida como PIPCU, ha estado a la vanguardia de la actividad anti-piratería en Internet centrada especialmente en el Reino Unido. Se trata de una unidad financiada por el gobierno y que ha sido la responsable de varias operaciones de alto nivel, por lo que ha sido elogiada en multitud de ocasiones por un gran número de empresas de la industria del entretenimiento.

Pues bien, esta misma unidad recientemente ha liberado una serie de dominios de sitios con contenidos piratas que previamente había incautado y han sido devueltos a su hábitat natural. Estos portales, tras mostrar durante un tiempo una pancarta declarándolos ilegales por realizar operaciones criminales recibiendo millones de visitas, han vuelto a estar en funcionamiento y ahora se dedican a mostrar publicidad.

Esto se debe fundamentalmente a que PIPCU, tras llevar a cabo redadas contra de los operadores de docenas de sitios con contenidos con derecho de autor, suele tomar el control de los dominios incautados. Hacen esto por dos razones, por un lado para que ya no puedan funcionar como lo hacían antaño y por otro y más importante, para que puedan ser usados por la propia organización para «educar» a los antiguos usuarios y supuestos consumidores de contenidos ilegales y mostrarles claramente la ilegalidad de estas acciones.

Esa «educación» en teoría tiene lugar cuando los visitantes de los dominios incautados encuentren, nada más entrar en el portal de enlaces o contenidos con copyright, una bandera publicada por la propia PIPCU. Por lo tanto se trata de enviar un mensaje a los consumidores de estos contenidos ilegales de que los sitios que ofrecen contenidos con derechos de autor serán tratados conforme a la ley y sugieren que se sus visitantes son vigilados.

pipcu1

PIPCU afirma que gracias a estas prácticas su bandera ha sido vista millones de veces por personas que trataron de acceder a un sitio «pirata», para posteriormente descubrir que ya no existe. Sirva como ejemplo que el mes pasado, por medio de una entrada publicada en Twitter, la unidad reveló que desde julio del pasado año han tenido más de 11 millones de visitas en estos sitios con su bandera de aviso.

Aunque estas «visitas educativas» siguen aumentando en los dominios que PIPCU ha incautado, es posible que estos esfuerzos educacionales del grupo se estén reduciendo. Esto se debe a que la organización contra la piratería ha perdido el control sobre varios de estos dominios incautados en el pasado. Se ha podido detectar que en algunos de estos portales, en lugar de la mencionada bandera, los visitantes están recibiendo información de que en la actualidad son dominios en venta o con publicidad.

Eso es por ejemplo lo que está ocurriendo con sitios antaño incautados por PIPCU como MP3lemon.org, que en la actualidad muestra enlaces con anuncios y afiliados. Lo mismo ocurre con Boxingguru.tv, Katunblock.com o Fenopyreverse.info.

¿Pensáis que este tipo de acciones pueden repercutir para concienciar a la gente en contra de la piratería?