La contraseña del futuro es tu propio cerebro

Escrito por Carlos González
Software

El campo de la seguridad avanza y, como hemos visto en los últimos años, los principales fabricantes están interesados en potenciar la seguridad biométrica. Pero no basta con utilizar la huella digital como sistema de autenticación del usuario, sino que los investigadores continúan en su tarea y, por ahora, una de las tecnologías que se prueba se basa en la autenticación única del usuario gracias a su propio cerebro.

¿Va de posar tu propio cerebro sobre un sensor biométrico? No, tranquilo. Simplemente, investigadores trabajan en la reacción del cerebro humano ante acrónimos. En las pruebas que se han llevado a cabo, los voluntarios fueron estudiados en su reacción ante un total de 75 acrónimos como, entre otros, FBI y DVD. Según explican en esta investigación, el sistema puede identificar con un porcentaje de acierto del 94% a los usuarios basándose en las reacciones cerebrales ante este tipo de estímulos. Hablamos de un 6% de probabilidad de fallo en una prueba reducida.

apertura-contraseña-email

Esta precisión es sin duda un dato positivo, aunque no alcanza para permitir que la tecnología se implemente como “método infalible”, sino que sería necesario que trabaje aún complementado con otros sistemas de seguridad como, por ejemplo, la clásica contraseña alfanumérica. Y según explican en la investigación, no se alcanza el 100% porque el cerebro genera una gran cantidad de “ruidos” que impiden recoger mediciones limpias y, por lo tanto, de ahí que haya un 6% de ocasiones en que el sistema falla en la autentificación del usuario.

El sistema, explica, trabaja sobre el análisis de los “recuerdos semánticos”, dado que son diferentes para cada individuo y, añaden, no cambian en exceso con el paso del tiempo, a diferencia de los recuerdos episódicos. Como en otras ocasiones, hablamos de una tecnología que está siendo investigada y que, por tanto, ofrecerá mayor precisión en el futuro. Sin duda, será interesante conocer cómo avanza el estudio.

Fuente > NewScientist