Estados Unidos espía tu móvil, pero puedes proteger tus llamadas y mensajes así

La Agencia de Seguridad Nacional de los Estados Unidos, según documentación filtrada por Edward Snowden y otras fuentes, se dedica entre otras labores a la «investigación masiva» de dispositivos móviles. Como se ha demostrado, esto significa que, incluso en España, los teléfonos inteligentes son interceptados sin un blanco claro, todo ello «con la intención de prevenir el terrorismo». Sí, es muy probable que estén espiando tu teléfono inteligente, pero puedes protegerte de esta forma.

En decenas de artículos podemos encontrar consejos y trucos, así como software, para proteger nuestras comunicaciones. El problema es que también ha documentación que apunta a que la Agencia de Seguridad Nacional de los Estados Unidos intercepta incluso fotografías. De hecho, Edward Snowden asegura que el organismo se mofa con la pornografía casera de miles de ciudadanos en todo el mundo.

encryption_3

El usuario, nosotros, no puede tener control absoluto sobre la información que se almacena en su terminal. El software es vulnerable, en mayor o menor medida. Ahora bien, existen ciertas herramientas que pueden impedir que la información se intercepte con los sistemas «convencionales», por lo que tendríamos ya que ser un blanco de interés para ser espiados. Y si lo somos, mejor será que no nos comuniquemos con un teléfono inteligente.

El cifrado de extremo a extremo, o cómo decir «bye bye» a la NSA

Muchas son las aplicaciones que incorporan cifrado de extremo a extremo para la comunicación instantánea, pero no todas son fiables. iMessage de Apple, por ejemplo, sólo cifra con un sistema seguro entre terminales iOS y, además, sólo cuando es conveniente según la velocidad y estabilidad de la red móvil. Ahora bien, tanto en iOS como en Android podemos utilizar Signal (iOS / Android), que permite las llamadas y mensajes con un cifrado de extremo a extremo seguro, y sin dependencias de este tipo. ¿Para nuestros archivos, fotografías y demás? En este punto, difícil es mantener una seguridad real. El cifrado de nuestro equipo impedirá que se abran los archivos sin introducir el código de desbloqueo, pero «a ojos de la NSA», esta información es vulnerable de forma remota desde el momento en que nosotros lo mantenemos desbloqueado -el móvil-.