Menos de un mes para el apagón de la TDT ¿estamos preparados?

Menos de un mes para el apagón de la TDT ¿estamos preparados?

Carlos González

En menos de un mes, concretamente el próximo día 31 de marzo, se producirá la liberación de la banda de 800 MHz. Esta medida, que supondrá abrir una nueva puerta para el desarrollo de las telecomunicaciones, supone también que ciertos canales cambien de frecuencia. Por lo tanto, algunos usuarios se quedarán, por cierto tiempo, sin poder acceder a estos canales TDT.

Según han indicado desde el Ministerio de Industria, se han alcanzado un total de 204.592 peticiones para la subvención correspondiente a la antenización de los edificios afectados. Teniendo en cuenta que las ayudas económicas oscilan entre los 100 y los 550 euros, el desembolso superará con creces los 60 millones de euros una vez se haya concluido el proceso. Por el momento, prácticamente la mitad de estas solicitudes las han llevado a cabo administradores de fincas, pero los presidentes y comunidades de vecinos ya han alcanzado el 37% de la cifra total. Con respecto al resto, han sido los instaladores quienes han solicitado la subvención. Aunque la liberación de espectro se producirá el 31 de marzo, las solicitudes se podrán prorrogar hasta el 30 de junio.

apertura-tdt-prorroga

Aún quedarán edificios sin adaptar a la liberación

Hace tan solo algunos días, a mediados de febrero, la cifra de edificios aún no antenizados alcanzaba el 35%, motivo por el cual se prevé que una importante cantidad de usuarios podrían dejar de ver ciertos canales desde el próximo 31 de marzo. Se está tratando de favorecer el desarrollo de las modificaciones correspondientes y son ya 82.358 las llamadas que ha recibido el centro de atención del ciudadano con 1913 consultas a través de CAU.

Aunque la campaña del Dividendo Digital está programada según tres anuncios principales, siendo la última de ellas correspondiente al inicio de este mes, tal y como se esperaba ha sido imposible adaptar todas las antenas afectadas por los cambios en el plazo previsto. Ahora bien, más grave aún habría sido la situación si no se hubiese prorrogado hasta finales de marzo, puesto que se pretendía hacer exactamente lo mismo en tan solo un mes.