Los relojes inteligentes controlarán nuestros coches (en vídeo)

Actualidad

El control de los automóviles ha estado monopolizado en los últimos cien años por la llave que todos conocemos. Hoy la tecnología está cambiando precisamente ese concepto.. Ahora llegan los wearables y las tablets que vienen con ganas de arrasar, con ganas de meterse en todo y como no, los coches, son uno de sus principales objetivos.

Sin llaves

En el caso que nos ocupa hemos visto en primera persona y con motivo del Samsung Forum celebrado la semana pasada en Montecarlo, qué puede hacer un Samsung Galaxy Gear, el wearable estrella de la firma y el Tab S, modelo que lidera la categoría de tabletas portátiles de la marca. Para la ocasión los dos modelos, a través de la aplicación que se ha desarrollado para tal fin, controlaban importantes parámetros y prestaciones de uso de un BMW i3, el modelo eléctrico de la marca germana. No obstante, las mismas prestaciones están también disponibles para el BMW i8, el impresionante deportivo eléctrico de la firma que dispone de 362 CV que parece venido del futuro. Recordemos que BMW, a pesar de su aire premium, está apostando de manera incondicional por los vehículos de propulsión no contaminante y controlados por dispositivos móviles. No podemos olvidar que Tesla, al otro lado del Atlántico, está llevando el concepto de automóvil conectado al extremo, por lo que es una tendencia que antes o después se popularizará en Europa y mucho nos tememos que BMW quiere sí o sí estar en esa línea.

El coche en la muñeca

Pero volvamos a la realidad, ya que como se puede ver en el vídeo, por ejemplo, el aire acondicionado es uno de los parámetros que podemos ajustar sin tener que tocar el coche, de modo que cuando lleguemos a él en un día caluroso nos encontremos con el que habitáculo está a la temperatura ideal. Impresionante también el control que tenemos el wearable de los kilómetros, consumo o tiempo de autonomía que tenemos hasta el próximo repostaje. De hecho, en la tablet incluso podemos ver un detallado mapa de las estaciones de servicio que tenemos cerca de nuestra ubicación. Volviendo al uso interior, podemos abrir y cerrar las puertas, así como elegir el tipo de iluminación que tendremos en el habitáculo.

En resumen un claro ejemplo de lo ahora llaman “el Internet de las cosas”, frase de moda que intenta definir cómo cualquier objeto conectado a Internet puede tomar vida propia y sobre todo aumentar considerablemente sus posibilidades de uso.

Escrito por Miguel Ángel Muñoz

Fuente > ADSLZone