Bastan 5 segundos de descuido para robarte la cuenta de Facebook

Software

Cuando utilizamos nuestra cuenta de Facebook -u otro servicio de Internet- en la oficina, en casa de un amigo o en lugares similares, es fundamental que cerremos la sesión tan pronto como dejamos de estar frente al ordenador. Y es que el tiempo que tardes en ir al baño ya es más que suficiente para robarte la cuenta de Facebook.

Si utilizamos un ordenador en un entorno compartido para consultar servicios de Internet personales, como puede ser nuestra cuenta de Facebook, no deberíamos dejar bajo ningún concepto la sesión abierta mientras no estamos frente al ordenador, aunque sólo vayamos a ausentarnos algunos segundos. Porque, si lo hacemos, fácilmente pueden robarnos nuestra cuenta sin que nos enteremos de ello.

Cuando tenemos la sesión abierta en el navegador web, el programa genera una serie de archivos temporales. La llegada de las “master passwords” complica la localización de las contraseñas que se almacenan en el navegador web, pero hay otras formas realmente sencillas de robar una cuenta en tan solo unos segundos de despiste. Aunque Facebook, y servicios similares de Internet, impiden el cambio de contraseña con la sesión iniciada a no ser que sepamos la anterior, el robo de una cuenta con la sesión abierta se puede hacer a través de las cookies que genera el navegador web.

En Google Chrome, por ejemplo, basta con acceder a las herramientas de desarrollador con el comando Ctrl+Shift+I y, desde aquí, localizar la sección de cookies y tomar una fotografía de las correspondientes a la sesión abierta de Facebook. Una vez hecho esto, desde cualquier otro navegador web, configurando de forma manual las cookies, se puede acceder a tu cuenta sin que puedas siquiera enterarte.

cuerpo-facebook-cuentA

Como podéis ver en la imagen anterior, manteniendo la sesión abierta podemos extraer toda esa información. En “value” es donde se encuentran los valores correspondientes a tu sesión de Facebook y, conociendo esa información, se puede acceder a tu cuenta de forma sencilla, habiendo obtenido los datos previamente mientras tú estabas despistado o, por ejemplo, en el baño.

Escrito por Carlos González

Fuente > El lado del mal

Continúa leyendo
Comentarios
2 comentarios
  1. p2pforever 22 Ene, 15 1:30 am

    Cuando utilizamos nuestra cuenta de Facebook -u otro servicio de Internet- en la oficina, [b]en casa de un amigo[/b] o en lugares similares, es fundamental que cerremos la sesión tan pronto como dejamos de estar frente al ordenador. Y es que el tiempo que tardes en ir al baño ya es más que suficiente para robarte la cuenta de Facebook”

    Pues vaya amigo ¿no? mis amigas se conectan con mi pc a su facebook, gmail, incluso cuentas bancarias y yo no tengo instalado un keylogger ni les robo la passw, como tampoco les cojo nada del bolso ni se lo miro cuando se van al baño, si hiciera eso no serían mis amigas

    Me parece que la palabra amigo es como democracia, son palabras muy devaluadas

  2. Fra23 22 Ene, 15 1:14 pm

    Esto es como tener al enemigo en casa. Si mejor no fiarse ni de tu sombra… ja, ja, XD